Declaración de La Vía Campesina en contra del Acuerdo de Libre Comercio entre la UE y Japón

Declaración de La Vía Campesina en contra del Acuerdo de Libre Comercio entre la UE y Japón

Por La Vía Campesina | 24-5-17

PNG - 100.7 kb

El movimiento campesino internacional La Vía Campesina [ y sus miembros, la Coordinadora Europea Vía Campesina (ECVC), junto al movimiento Japan Family Farmers Movement (NOUMINREN) realizan un llamamiento al cese inmediato de las negociaciones relativas al Acuerdo de Libre Comercio entre la UE y Japón. Los movimientos campesinos firmantes abogan por la soberanía como base fundamental de las políticas públicas de alimentación y agricultura.

En toda la Unión Europea y en Japón, las empresas transnacionales controlan los gobiernos para imponer otro acuerdo de lo que se llama "libre" comercio que empeorará las condiciones de vida de las campesinas y los campesinos de todos los países en cuestión. Desde 2013, el ALC UE-Japón ya ha pasado por 18 rondas de negociación sumamente secretas. Con la retirada de Estados Unidos del Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP) y de la Asociación Transatlántica para el Comercio y la Inversión (TTIP), los medios corporativos, sin dejar de advertir sobre los efectos negativos del proteccionismo y las bondades del comercio "libre", informan de que Europa y Japón se han comprometido claramente para ratificar el acuerdo a finales de año.

Cuando se trata de las campesinas y los campesinos, así como de los sistemas alimentarios, la agroindustria transnacional de Europa –que actualmente ya exporta unos 5.300 millones de euros de productos agroalimentarios– espera que el acuerdo termine con las aduanas y las regulaciones sobre los productos agrícolas y los alimentos procesados de Japón. Todo ello intensifica los nefastos efectos del sistema corporativo de la agroalimentación.

Las empresas alimentarias de Europa quieren vender tanto como puedan en Japón; la UE afirma que las exportaciones a Japón podrían terminar con los problemas del sector lácteo y porcino. Las campesinas y los campesinos del mundo sabemos que estas falsas promesas no van a suponer una mejora para nuestras vidas.

No tenemos nada que ganar con este tipo de agricultura dedicada a la exportación y, al contrario, nos veremos forzados a competir con los mismos productos corporativos subvencionados que actualmente envenenan a las personas de este planeta, mientras que las campesinas y los campesinos se ven desplazados en todo el mundo.

Por otro lado, la industria japonesa desea que la UE elimine los aranceles sobre vehículos y aparatos electrónicos, mientras prepara una una ofensiva de exportación masiva a Eurpa para facilitar las operaciones al capital Japonés. La agroindustria japonesa quiere vender más vacuno, té, alimentos procesados (salsas, fideos instantáneos, snacks de arroz) y vino de arroz en Europa.

La lucha global contra la Organización Mundial de Comercio, OMC, ayudó a paralizar esta institución, encalló el TPP y el TTIP, y nuestras campañas y movilizaciones a lo largo del planeta siguen educando a nuestras conciudadanas y conciudadanos sobre las amenazas que albergan los textos de cada uno de estos acuerdos para nuestro sistema alimentario. Bajo estas circunstancias, la UE y el gobierno japonés, como guardianes del comercio "libre", vienen promocionando el ALC UE-Japón. Junto a La Vía Campesina, las mujeres, los hombres y las familias campesinas de toda Europa y Japón exigimos el cese de este intento desesperado para realizar otro ALC, y como alternativa hacemos un llamamiento una ¡soberanía alimentaria ya!

"El gobierno japonés bajo Abe incluso sacrifica a sus pueblo y su industria nacional en favor de los beneficios de las empresas transnacionales, teniendo como objetivo principal la agricultura y la alimentación. El ALC UE-Japón hará incrementar de forma significante las importaciones agrícolas, lo que causará un sufrimiento extremo en las familias campesinas. El acuerdo podría ir incluso más allá que el TPP, el peor acuerdo en cuanto a la destrucción agrícola. Una mayor devastación de la agricultura japonesa dificultará el acceso a alimentos seguros y asequibles para la ciudadanía común, poniendo en riesgo sus vidas. Japón es el único país con una población mayor a 100 millones de habitantes cuya tasa de autosuficiencia alimentaria es inferior al 50%. Si Japón continua dependiendo de la importación de alimentos, mermará la estabilidad del suministro de alimentos en todo el mundo y se incrementará la brecha entre personas ricas y pobres. La soberanía alimentaria es una solución para restablecer unos mercados locales que se han visto deteriorados por una economía de mercado global y un marco institucional de seguridad alimentaria obsoleto." (Yoshitaka Mashima, vicepresidente de NOUMINREN)

¡LA VÍA CAMPESINA SE MANTIENE FIRME JUNTO A SUS MIEMBROS DE EUROPA Y JAPÓN!

¡NO AL ACUERDO DE LIBRE COMERCIO ENTRE LA UE Y JAPÓN!

¡SOBERANÍA ALIMENTARIA YA!

Notas:

[1] La Vía Campesina engloba 164 organizaciones locales y nacionales en 73 países de África, Asia, Europa y América. En su conjunto representa a aproximadamente 200 millones de campesinas y campesinos, pequeñas y medianas empresas agrícolas, personas sin tierra, mujeres campesinas, indígenas, migrantes y trabajadoras y trabajadores agrícolas. www.viacampesina.org

[2] Coordinadora Europea Vía Campesina: www.eurovia.org

[3] Japan Family Farmers Movement www.nouminren.ne.jp/en