México importa ya 50% de alimentos que consume, advierten campesinos

En el gobierno del presidente Vicente Fox se
gastaron casi 60 mil millones de dólares en
importación de alimentos, lo que deja como
"herencia" una dependencia alimentaria superior a
50 por ciento de la producción nacional,
principalmente en granos, asentaron la
Confederación Na-cional Campesina (CNC) y la
Central Independiente de Obreros Agrícolas y
Campesinos (CIOAC). El campo es una "zona de
desastre" que requiere ser rescatado, agregaron.

Por su parte, cerca de un centenar de
organizaciones exigieron que la próxima
legislatura garantice la aplicación imparcial del
presupuesto y que el gobierno federal no incurra
en nuevos subejercicios en los programas sociales y productivos.

"Exigimos que la Secretaría de Ha-cienda elimine
la llamada reserva presupuestaria que aplica en
forma de recorte al gasto rural y en la práctica
significa dejar de ejercer 6 mil millones de
pesos", expuso Max Agustín Correa, dirigente de
la Central Campesina Cardenista.

"La soberanía alimentaria está a punto de
fenecer, ya que en este gobierno 50 por ciento de
la demanda nacional de alimentos fue cubierta con
adquisiciones del exterior y podría agudizarse a
partir de 2008, debido a la eliminación total de
los aranceles que prevé el Tratado de Libre
Comercio de América del Norte (TLCAN)", añadieron las organizaciones.

De acuerdo con cifras del Departamento de
Agricultura de Estados Unidos, en los próximos
tres años las importaciones de maíz se
incrementarán 40 por ciento, al pasar de 7.3
millones a 10.2 millones de toneladas.

Al comienzo del TLCAN, México reportó una
dependencia de 19 por ciento en el área de
alimentos, pero en las dos últimas
administraciones la cifra creció hasta 150 por ciento, asentó la CNC.

"No es posible que casi la mitad de las divisas
que entran por la venta de petróleo tengan que
salir por la compra de granos básicos, carne y
leche, entre otros, que pueden producirse en el
país", comentó por su parte el dirigente de la
organización, Heladio Ramírez López.

Agregó que en los primeros cinco años del
gobierno foxista México gastó 9 mil 500 millones
de dólares en la importación de cereales, 10 mil
600 millones en carnes y despojos animales, 8 mil
400 millones más en granos y 3 mil 100 millones
de dó-lares en grasas animales y vegetales.

Importación de granos

Por su parte, las compras al exterior de frijol
aumentaron hasta 60 millones de dólares, las de
trigo a 400 millones y las de arroz a 125
millones de dólares. Esta situación y los bajos
precios internos de los productos agrícolas
agravan la rentabilidad del campo mexicano.

"El gobierno que anunció los primeros pasos de un
profundo cambio en el campo se quedó en la
continuidad de lo que ya se conocía: en la
frustración de una modernidad anunciada hace más
de 20 años en el campo, que ahora está perdido en
un mar de decisiones burocráticas, buenos deseos
y voluntarismo", apuntaron Federico Ovalle
Vaquera y Emilio López Gámez, de la CIOAC.

Las organizaciones campesinas de-mandaron también
acciones para detener el deterioro del sector
rural, y anunciaron que mantendrán su exigencia
de que se revise el TLCAN, se respete y aplique
de forma íntegra el presupuesto agropecuario y se
analice su participación en el diseño de políticas para el campo.

source: La Jornada