Servicios Energéticos. El lado oscuro del TISA

JPEG - 70.4 kb

Servicios Energéticos. El lado oscuro del TISA

Por La Mula, 3-1-17

Es irónico pero Noruega, el país que en el marco de las negociaciones del TISA ha impulsado la elaboración de un Anexo que va en contra de los esfuerzos por reducir las causales del Cambio Climático, y del consenso científico respecto de la urgencia de reducir la explotación de hidrocarburos, es capaz también de contribuir a la elaboración de un informe que cuestiona seriamente este mismo Anexo.

El Trade in Services Agreement (TISA), un acuerdo que busca la liberalización de los servicios, es negociado en secreto por 23 países (incluida la Unión Europea, Japón, Estados Unidos, México, Perú, etc) que representan el 70% del comercio mundial de este importante sector de la economía. Uno de los anexos filtrados por Wikileaks corresponde a los Servicios Energéticos y fue propuesto por Noruega e Islandia. Con el apoyo de la Agencia Noruega para la Cooperación y Desarrollo, la Norwegian Trade Campaign (que reúne a diversas organizaciones de la sociedad civil noruega) ha publicado este análisis sobre el Anexo en cuestión. Aquí el doc.

Algunas partes tienen que ver con la realidad específica noruega, sobre los temas generales aquí un resumen:

— -

Al día de hoy los Estados controlan el 75% de las reservas globales de hidrocarburos y son responsables del 58% de su producción. El escenario actual se caracteriza por precios bajos del petróleo y reservas en declive. Según el informe, el TISA tendría impactos enormes en el sistema energético global y proveería de herramientas a las corporaciones hidrocarburíferas para acceder a la explotación de los recursos energéticos en manos púbicas. Esto no implicaría necesariamente tener el control de los recursos pero si proveer los servicios que se requieren para extraerlos. Asimismo, resalta que pocos funcionarios públicos están al tanto de las negociaciones así como de sus implicancias en el sector energético, el medio ambiente y la economía.

En una de sus más claras y contundentes advertencias el informe señala: "En todos los sectores de servicios negociados en el acuerdo, el TISA institucionalizaría la priorización de los derechos de las corporaciones e inversionistas por sobre la protecciones de la población y el planeta". Resalta también que el tipo de medidas que promueve el TISA han sido ya impulsadas hace casi 15 años por el gobierno de Bush-Cheney, sin éxito en su momento.

Los principales hallazgos del reporte son:

1.- Impactos en el medio ambiente, en especial por el Cambio Climático, podrían exacerbarse si el TISA permite expandir la explotación de recursos y, al mismo tiempo, reducir las regulaciones que fomentan las fuentes de energía y tecnologías bajas en carbono.

El TISA incorpora el concepto de “Neutralidad Tecnológica”, previamente impulsado por Estados Unidos y la Unión Europea ante la Organización Mundial de Comercio, que limita aplicar incentivos a energías limpias o desincentivos a los combustibles fósiles. La Neutralidad Tecnológica fue ya postulada en el GATS(1994), el mayor acuerdo sobre comercio de servicios negociado a la fecha, pero estaba circunscrito al comercio electrónico.

2.- La equidad económica podría debilitarse si es que el TISA fomenta el incremento del poder de las grandes corporaciones mientras que a los trabajadores del sector energético no se les garantiza protecciones a sus derechos laborales.

3.- Los países en vías de desarrollo podrían ver mermadas sus oportunidades de incrementar su desarrollo al desalentarse las políticas que contribuyen a que el mercado interno se beneficie de la explotación de recursos.

El TISA contiene disposiciones sobre la localización de los proveedores de servicios que resultan contraproducentes pues restringe emplear herramientas de política pública, tales como las empleadas por las grandes potencias, para incrementar el nivel tecnológico y competitividad de sus propias industrias vinculadas al sector energético. Con el TISA los gobiernos no podrían requerir una cuota de servicios locales, transferencia tecnológica, contratación de trabajadores locales, etc. en las operaciones extractivas.

4.- Reducir el rol de los gobiernos con el TISA hará retroceder los esfuerzos que apuntan a una democracia energética, en el que los recursos energéticos sean manejados con equidad, ecológicamente y democráticamente.

Algunos artículos contienen una terminología que no asegura la plena libertad regulatoria de los Estados. Términos como “transparente”, “objetivas”, “relevantes” o “apropiadas”, si bien ya utilizados por la OMC o el GATS, cuando se refieren a las disposiciones o medidas que pueden ser aplicadas o introducidas por los Estados (para garantizar la salud, cuidado del ambiente, etc.), conllevan a interpretaciones que, a la luz de los inversionistas o corporaciones, privilegian la no interferencia con el comercio o ser las menos restrictivas al comercio, lo cual debilita el campo de acción pública. De otro lado se advierte que, derivado del Art. II del Anexo, se pone bajo las mismas reglas de juego del mercado a las actividades realizadas por las empresas públicas energéticas.

Se advierte también de dos cláusulas contenidas en el Texto Central del TISA, conocidas como “standstill” y “ratchet”. La primera evita implementar regulaciones más restrictivas y la segunda evita que un Estado revierta alguna disposición de liberalización. Esto, sin importar que las condiciones sociales, económicas, ambientales, etc. cambien, o que los objetivos de política pública sean distintos en el futuro.

El informe recomienda, expresamente, abandonar las negociaciones del TISA.


En Perú tenemos que la gran mayoría de cuencas están contaminadas por diversas razones. Zonas de la amazonía virtualmente muertas como resultado de la actividad petrolera y minera (ilegal). Hay la intención de desarrollar el fracking, un método de extracción de hidrocarburos no convencionales que implica el uso de agentes químicos altamente contaminantes y procedimientos que conllevan a la contaminación con metano (25 veces más agresivo que el CO2). Tenemos procesos pendientes de titulación de territorios de comunidades nativas y el establecimiento de una Zonificación Ecológica Económica(ZEE).

El TISA podría impedir elevar estándares ambientales, que restrinjamos el fracking por considerar a esta acción como discriminatoria, impedir la ZEE, etc.

Este es el acuerdo de servicios del Siglo XXI que queremos?

source: La Mula