Uruguay: el Frente no es Amplio con un eventual TLC

La controversia estalló la semana pasada cuando el ministro de Economía, Danilo Astori, se mostró favorable a firmar acuerdos bilaterales con Estados Unidos y con China y admitió ya haber iniciado conversaciones con la Casa Blanca. Inmediatamente, el canciller uruguayo Reinaldo Gargano se sumó al cruce de declaraciones para desmentir la existencia de dicha iniciativa gubernamental y devolver la calma a los países del Mercosur. Sin embargo, la tensión dentro del FA -y del bloque del Mercosur- se reavivó ayer luego que el ministro de Industria, Jorge Lepra, dijo estar a favor de “estudiar un eventual tratado” con Washington.

El ministro, que antes fue miembro de la Cámara de Comercio Uruguay-EE.UU., aseguró: “Siempre hemos dicho ‘Mercosur, 4 más 1’; bueno, nosotros queremos más y mejor Mercosur, pero también tenemos que estudiar acuerdos con China, con India, con Estados Unidos”. De esta manera, Lepra se alinea con Astori que la semana pasada había afirmado, en una entrevista con la revista de Montevideo Búsqueda, que un TLC con la Casa Blanca “va a incrementar las posibilidades de negociación en la región, en la que Argentina y Brasil han tomado decisiones bilaterales que dañan las posibilidades de los países pequeños”. Esta declaración provocó fuertes reacciones en Buenos Aires y Brasilia, al tiempo que volvió a abrir las heridas que había dejado la aprobación legislativa del tratado de inversiones con Estados Unidos dentro de la coalición gubernamental.

Los partidos Comunista (PC) y Socialista ya se pronunciaron en contra de un eventual TLC con Washington; mientras que en el Movimiento de Participación Popular (MPP), liderado por ex tupamaros, hay una mayoría que se opone al tratado, aunque los principales dirigentes -los senadores José Mujica y Eleuterio Fernández Huidobro- son fieles a la posición del Ejecutivo y podrían apoyarlo en el caso de que el presidente Tabaré Vázquez impulsara el proyecto. Y esa es la gran incógnita: ¿qué hay detrás del silencio del presidente uruguayo? ¿La decisión de no involucrarse es una señal de apoyo a Astori o a Gargano? Quizá convenga recordar que cuando Tabaré viajó a Washington, antes de asumir, dijo estar dispuesto “a firmar los acuerdos bilaterales que convengan e interesen al país”.

Lo cierto es que a menos que Tabaré se oponga firme y públicamente a la idea de un TLC con la Casa Blanca, se avecina una nueva tormenta para el recientemente azotado Frente Amplio. El PC seguramente se remitirá a la resolución aprobada hace tiempo por la mesa política del FA en la que se declaraba en contra del ALCA (Area de Libre Comercio de las Américas) y de los tratados bilaterales como el TLC; probablemente las bases lo acompañarán con marchas en las calles. Finalmente, los sectores moderados y más conciliadores volverán a esgrimir que el gobierno necesita apoyo para realizar los cambios de fondo prometidos. En tal caso, el resultado no parece incierto: la ratificación del tratado de inversiones ya demostró cuál de los sectores es el más fuerte.

keywords:
source: Página/12