ALBA vs. CAFTA: plan contra plan

ALAI-AMLATINA 09/05/2005, Managua.

La inevitabilidad del
CAFTA y de las políticas de "libre comercio", como las únicas
alternativas para el progreso económico del país y la región,
constituyen, sin duda, una de las expresiones más concentradas
de la actual hegemonía ideológica y cultural del gran capital. Nos
han querido convencer -y han convencido incluso a dirigentes
otrora de la izquierda- de que éstas alternativas son la única
manera realista de representarse el futuro bajo la forma de
desarrollo, progreso económico-social y además con equidad

La realidad, y por tanto el presente y futuro económico, -
proclaman- solo puede ser concebida en ese marco. Cualquier
consideración fuera del CAFTA es rechazada y descartada a priori,
ni siquiera debería ser pensada. Precisamente -dicen- por estar
fuera del marco histórico concreto de las posibilidades realmente
existentes. El CAFTA es, en suma, la totalidad de la realidad; en
su interior se puede discutir, reformar, negociar, y fuera de él nada
es posible, ni debe ser considerado.

Mas allá de la mezquina discusión de pinches cuotas de carne,
azúcar, lácteos, plátanos o ajonjolí, de periodos de
protección, etc. nada existe. La esencia de la posición es
que ningún otro mundo es posible, ni siquiera en el comercio.
Menos en el de las ideas, la historia y las posibilidades
económicas de nuestras naciones.

Millones de dólares han sido invertidos en propaganda y
publicidad. Todos los talentos criollos -que realmente sólo
piensan en inglés- han sido convocados y financiados para
sustentar y vestir atractiva y seductoramente a la dama del
CAFTA. Políticos, diputados, periodistas, intelectuales,
asisten a diario a los mejores hoteles, para dotarlos de las
ideas y argumentos que deben repetirse desde todos los medios
de comunicación. Dirigentes sindicales han sido entrenados
con fondos del FMI, BM y BID en la apología de las "medidas
compensatorias", y lo más radical de la clase política
proclama la necesidad de ajustar nuestra legislación para "la
protección de los derechos de nuestros productores y
trabajadores" previo a la ratificación del CAFTA. En suma,
todos piensan y actúan al interior de ésta autoproclamada
totalidad inevitable.

Otro plan es posible.

Pregúntese usted porqué el CAFTA es inevitable y encontrará
como única respuesta seria: Porque ellos lo dicen. Hagamos a
un lado -por ahora- la historia económica de los países hoy
más desarrollados, que nos enseña que ellos, cuando estaban
como nosotros, hicieron todo lo contrario de lo que hoy nos
imponen que hagamos. Hagamos a un lado que en los textos de
los serios historiadores económicos del capitalismo, no
encontrará usted un solo capítulo sobre "libre comercio"
porque realmente nunca ha existido, ni existe como tal.
Olvídese usted que Inglaterra practicó durante dos siglos el
proteccionismo antes de convertirse en potencia económica y
que los Estados Unidos llevan más de cien años practicándolo.
Olvídese de todo ello, simplemente pregúntese: ¿Realmente,
ningún otro plan es posible?

Pregúntese, si sobre la base del mercado, es decir, de la
filosofía del lucro y la ganancia, ¿puede haber libre comercio
y competitividad entre la primera potencia económica y
tecnológica, con una de las economías mas pobre y atrasada del
planeta? Pregúntese, ¿A quiénes beneficiaria? Pregúntese,
¿Por qué después de 500 años de comercio con esos países
permanecemos en el purgatorio del progreso?

Pregúntese, porqué usted no sabía que hace que apenas unos
días, Cuba y Venezuela, en el marco de la aplicación de la
Alternativa Bolivariana de las Américas (ALBA), vienen de
suscribir acuerdos estratégicos para la aplicación de este
otro plan "para garantizar la mas beneficiosa complementación
productiva sobre bases de racionalidad, aprovechamiento de
ventajas existentes en una y otra parte, ahorro de recursos,
ampliación del empleo útil, acceso a mercados en una verdadera
solidaridad que potencie las fuerzas de ambos países".

Por obvia falta de espacio, sólo menciono algunos aspectos:

- Inaugurar en Venezuela, en el presente año, 600 centros de
Diagnóstico Integral; 600 salas de rehabilitación y 35 centros
de Alta Tecnología, que brindarán servicios gratuitos de
salud.

- Formación en Venezuela, de 40 mil médicos y 5 mil
especialistas.

- Formación en Cuba, de 10 mil médicos y 5 mil especialistas.

- Atención médica gratuita, en Venezuela, por parte de 30 mil
médicos cubanos.

- Atención gratuita en Cuba, a 100 mil ciudadanos venezolanos,
con afectaciones en la visión.

- Cuba apoyará a Venezuela en la alfabetización de un millón
cuatrocientos seis mil venezolanos.

- 104 renglones de exportación de Cuba recibirán preferencias
arancelarias.

- Los productos importados provenientes de Venezuela, no
pagarán derechos de importación; Igual cosa ocurrirá con los
barcos con bandera venezolana.

- Cuba recibirá 412 millones en productos venezolanos, con
fines productivos, propiciando la creación de 100 000 nuevos
empleos.

- Identificación de 11 grandes proyectos para el
establecimiento de empresas mixtas.

- Acuerdos de exploración y explotación, refinación,
importación, exportación, y comercialización de hidrocarburos
y sus derivados.

- Alianza estratégica para el desarrollo siderúrgico de Venezuela.
Negocio conjunto para el fomento de la infraestructura ferroviaria,
de transporte marítimo, reparación y construcción de
embarcaciones, y construcción de unidades navales.

- Acuerdos para el fomento del Turismo, Informática,
Educación, Biodiversidad, Medio Ambiente, Ciencia y
Tecnología, Recursos Hidráulicos y Construcción.

- Programa de cooperación en materia cultural, servicio
editoriales, cine e industrias culturales.

En fin, tal como expresa la declararon conjunta "Todos estos
acuerdos incluyen acciones a desarrollar e iniciativas que
contribuirán progresivamente a fortalecer el proceso de
integración inspirada en el ALBA, que llegará a constituirse
en un ejemplo, al que aspiramos incorporar a América Latina y
el Caribe. Coincidimos plenamente en que el ALBA no se hará
realidad con criterios mercantilistas ni intereses egoístas de
ganancia empresarial o beneficio nacional en perjuicio de
otros pueblo .para ver formar en América la mas grande nación
del mundo".

Seguramente, usted tampoco tendrá conocimiento de los 26
acuerdos suscritos entre Venezuela y Brasil, y los acuerdos
con Argentina para dar impulso a éste otro plan llamado ALBA.

Exijamos de la clase política y del gobierno, el derecho del
pueblo de Nicaragua a ser verdaderamente informados. Nuestra
soberanía económica y nuestro futuro como nación, no pueden
ser sacrificados por la estrategia del engaño, que oculta los
mezquinos intereses del gran capital transnacional y sus
socios locales. Otro plan y otro mundo son posibles y ahora.

source: ALAINET