Canadá incumple el CETA y aún discrimina al vino español

JPEG - 75.8 kb

Canadá incumple el CETA y aún discrimina al vino español

Por Ginés Mena | 12-1-18

La Alianza Progresista de Socialistas y Demócratas en el Parlamento Europeo denuncia que el tratado comercial de la UE con Canadá (“CETA”), que entró en vigor de forma provisional el 21 de septiembre de 2017, se está incumpliendo, al discriminarse aún a los vinos europeos y españoles.

Las eurodiputadas socialistas Clara Aguilera e Inmaculada Rodríguez-Piñero han registrado una pregunta a la Comisión Europea ante una posible infracción de Canadá en el cumplimiento del Acuerdo de Libre Comercio entre la UE y Canadá (CETA), en lo que respecta a la supresión de aranceles al vino. Una preocupación que comparten las bodegas españolas.

En declaraciones a Efeagro, la eurodiputada socialista y vicepresidenta de la Comisión de Agricultura y Desarrollo Rural del Parlamento Europeo, Clara Aguilera, manifiesta que el CETA debía acabar con los tradicionales sistemas de protección de los vinos canadienses frente a los importados -en ese país funcionan tiendas privadas de venta y monopolios públicos-, pero que no ha sido así.

Según Aguilera, la tiendas privadas continúan aplicando márgenes distintos, más limitados para los vinos canadienses que a los importados, pese a que el CETA debería haber acabado con este diferente trato, que termina manifestándose en los precios de venta al público.

Es decir, los vinos europeos y españoles pueden encarecerse un 20 % en estos establecimientos.

Para la eurodiputada, no se están cumpliendo las medidas “3”, “5” y “7” del CETA, que tendrían que impedir un margen distinto en función de la procedencia del vino.

Por otra parte, Canadá sigue manteniendo, pese a la entrada en vigor del tratado, un impuesto especial federal, pero sólo para los vinos que no proceden de uva canadiense, es decir, los importados, y que es “un gravamen importante, del 0,62”.

Por ello, Aguilera ha denunciado la “discriminación” que sufren los vinos españoles y europeos por el mero hecho de ser importados, frente a los canadienses, además de ser sometidos a márgenes diferentes en función de dónde proceda la uva para su elaboración.Y, en vez de aplicar el gravamen por litro, lo hacen por categoría, de forma que el impuesto es mayor cuanto más caro es el vino europeo, mientras que “el vino de uva canadiense” está exento.

Impuesto federal al alza

Incluso, “tenemos conocimiento que este impuesto federal, no sólo no lo van a quitar, sino que lo van a incrementar un 2 % para 2028” y subirá anualmente según la inflación, ha añadido, tras recordar que dicho gravamen podría infringir las disposiciones tanto del CETA como de la Organización Mundial del Comercio (OMC), lo que justifica la pregunta ante la Comisión Europea.

“No hay voluntad ninguna de acabar con las dos penalizaciones que ahora sufren los vinos europeos en Canadá”, denuncia.

Aguilera recuerda que España es el sexo proveedor de Canadá, después de EEUU, Australia, Francia, Italia y Chile, por valor de 87 millones de euros anuales, y el CETA había abierto muchas expectativas para mejorar la penetración en este mercado.

keywords:
source: EFEAGRO