El Parlamento Europeo debe decidir entre inversiones o exterminio

29-3-2010

El Parlamento Europeo debe decidir entre inversiones o exterminio

AGNESE MARRA

Denuncian el exterminio de más de 1.000 indígenas por parte del ejército colombiano y de los grupos armados ilegales. Más de 30 etnias corren el riesgo de desaparición. El secretario general de ONIC lo ha denunciado ante el Parlamento Europeo y ha advertido que “España miente en su último informe sobre derechos humanos en Colombia, sólo quiere firmar cuanto antes el TLC”.

NUEVATRIBUNA.ES - 29.03.2010

El exterminio indígena no es cosa del pasado. Miles de ellos siguen siendo asesinados y los que tienen mejor suerte les toca como castigo abandonar sus tierras y entregarse al ‘nomadismo’.

En Colombia su situación es especialmente grave. Desde 2002 (año en que Álvaro Uribe llega al poder) han sido asesinados más de 1.000 indígenas, 164 de ellos en 2009. De los 102 grupos indígenas que existen en el país andino, 62 de ellos están en peligro de extinción, y 34 en riesgo inminente de desaparición.

El secretario general de la ONIC (Organización Nacional de Indígenas Colombianos) que agrupa a 1.350.000 indígenas, Fernando Arias, denunció ante el Parlamento Europeo los culpables del genocidio: “Hubo varias masacres cometidas por las FARC, los paramilitares de extrema derecha y el ejército colombiano”.

Arias reconoce que el Gobierno tiene una “excusa perfecta”: “La lucha contra el terrorismo de las FARC les sirve de justificación, pero en realidad están atacando a la población civil. Bombardean nuestros territorios y luego dicen que fue un error militar”. Según el secretario general de ONIC los dirigentes indígenas son “el blanco de ataques para aterrorizar a la población local o como represalia a su negativa de involucrarse en la guerra o para conseguir que abandonen la campaña por sus derechos”.

Este discurso se pudo escuchar en el Parlamento Europeo gracias a la campaña ‘Palabra dulce, aire de vida’, que la ONIC está presentando en diferentes países europeos, y con la que se pretende crear una red de solidaridad mundial que denuncie que el actual modelo de desarrollo económico y de las trasnacionales que intervienen en territorios indígenas, aumentan el riesgo de desaparición como pueblo.

Hasta el momento han sido escuchados en España, Suiza, Reino Unido, Francia, Italia, Suecia y Bruselas. Pero sus palabras cobraron más fuerza ante los eurodiputados, a quienes Arias les explicó cómo cientos de mujeres “son violadas constantemente por fuerzas del ejército colombiano y por miembros de grupos armados ilegales”.

ESPAÑA MIENTE SOBRE COLOMBIA

El secretario general de la ONIC expuso la dramática situación para hacer una petición que ya se ha escuchado en numerosas ocasiones por parte de otros grupos de derechos humanos. El representante de los indígenas solicitó a la UE que no firmara el TLC (Tratado de Libre Comercio) con Colombia: “¿Cómo es posible que La Meca de los derechos humanos negocie con un gobierno violador de los derechos humanos?”.

Fernando Arias advirtió que aunque se cambie de presidente “la política contra los pueblos indígenas seguirá siendo la misma”. También quiso advertir al Parlamento de que ignorara la evaluación sobre el estado de los derechos humanos que entregará el Gobierno español: “Es rotundamente falsa, una información favorable al Gobierno colombiano para que se firme cuanto antes el TLC”.

Juvenal Arrieta, de la comunidad Embera del noroeste colombiano, le pidió a la UE que “antes de firmar el TLC envíe una misión que integre a los diferentes partidos que conforman el Parlamento Europeo, para que comprueben in situ la terrible situación de nuestros pueblos”. Arrieta denunció que en Colombia, los gobernantes y medios de comunicación les estigmatizan, argumentando que “hacemos oposición política y que “somos pueblos arcaicos que nos oponemos al desarrollo”. “No nos oponemos al desarrollo, pero sí a que los proyectos económicos arrasen con nuestra gente”, recalcó. “Si quieren tomar nuestra agua, nosotros la compartimos, pero no nos maten para quitarnos el agua”.

TODO EL APOYO DE LAS ONG

Diversas ONG y grupos de derechos humanos llevan casi una década denunciando la situación de los indígenas colombianos. Según Amnistía Internacional la indefensión de los pueblos indígenas es total al encontrarse en medio de los grupos armados legales e ilegales.

“Todas las partes del conflicto”, aseguró un representante de AI, “son responsables de los abusos contra los derechos humanos”. “Una tercera parte de los indígenas”, destacó, “viven en tierras sobre las que no tienen títulos de propiedad, y eso hace más fácil desplazarlos e implantar proyectos a gran escala. Y el consentimiento previo establecido por la ONU sobre derechos indígenas no se respeta”.

Por su parte, Fidel Mignorance, representante de HREW (Human Rigths EveryHere), expuso el riesgo inminente de exterminio. “Hay algunos pueblos con menos de 500 habitantes en donde se desarrollarán explotaciones petrolíferas”. “Se ha demostrado que, en lugar de beneficiar a la población, estas explotaciones acaban con las culturas ancestrales y llevan a la extinción de sus pueblos”.

La Coordinación Belga por Colombia (CBC), que agrupa a las ONGs belgas que trabajan por los derechos humanos en Colombia, le solicita a la UE que proteja a los pueblos indígenas colombianos de su inminente desaparición y le solicita que no firme el TLC con Colombia porque este no garantiza los derechos de estas etnias ancestrales. La CBC pregunta: “Firmar este TLC tal como está, ¿significa que la UE estaría dispuesta a sacrificar la existencia de los pueblos indígenas de Colombia para proteger los intereses de sus propios inversionistas y exportadores?

source: Nueva Tribuna