España afronta laudos inminentes por las renovables que alcanzan los 4.300 millones

JPEG - 303.6 KB

Por Cinco Días | 20-3-19

España afronta laudos inminentes por las renovables que alcanzan los 4.300 millones

De los 44 arbitrajes registrados, 17 encaran su fase final este año. El Ciadi acaba de dar la razón a Demeter y Cube, en un octavo laudo.

ea quien fuere el ganador de las próximas elecciones generales, recibirá un regalo envenenado. No será la herencia del Gobierno de Sánchez, sino de los de Rajoy y Zapatero, que recortaron sucesivamente las primas a las renovables. Esto provocó una avalancha de 44 arbitrajes instados hasta ahora por los inversores ante los tribunales internacionales, el Ciadi, Uncital y la Cámara de Comercio de Estocolmo. De ellos, en torno a unos 17 se fallarán a lo largo de este año La factura a la que el Estado se enfrentará ascenderá hasta los 4.300 millones, de acuerdo a los datos que difundió el ministerio de Justicia en 2017.

Esto se produce después de que el Estado español perdiese su octavo arbitraje. El Ciadi, dependiente del Banco Mundial, falló el lunes a favor del consorcio formado por los fondos Cube Infrastructure y Demeter. A expensas de conocerse el montante final, los cálculos ascienden a 39 millones.

La decisión se produce apenas unos días después de que este tribunal diese la razón al grupo estadounidense Nextera, en un pleito valorado por la propia empresa en 291 millones. Antes, el Ciadi había fallado a favor del fondo soberano de Abu Dhabi (64 millones), el francés Antin (112 millones) y el estadounidense Eiser (128 millones). Los dos últimos arbitrajes decididos además del de RREEF (el vehículo de inversión en energía de Deutsche Bank) esperan que el Ciadi determine el montante de la compensación.

No tan favorables para los reclamantes han sido las opiniones de la Cámara de Comercio de Estocolmo que ha emitido los dos únicos dictámenes a favor de España registrados hasta el momento. Quitaron la razón a Isolux y al fondo Charanne. Los tribunales de este país anularon el laudo favorable a NovEnergía y tramitan otro contrario a España, instado por un consorcio de vehículos de inversión liderado por Athenea-Greentech. El mercado espera que este organismo se pronuncie en 2019 sobre otro pleito más, de hasta 840 millones, que registró CSP Equity Investments. Tras este llegará la decisión de otros tres que siguen en cola, los de Alten, Green Power y Freif Eurowind. Suman reclamaciones por 189 millones.

También está pendiente el mayor abierto hasta ahora contra España. Aúna a unos 14 fondos que, bajo la batuta de Allen Overy, reclaman hasta 1.400 millones ante la corte de Naciones Unidas, Uncitral, que aún no ha emitido ningún dictámen sobre el recorte en las primas a las renovables. Se trata del mayor montante de las demandas registradas hasta ahora en cualquier corte arbitral. La complejidad del arbitraje lo ha retrasado más de la habitual –fue presentado en 2013–, pero fuentes cercanas esperan que la resolución no se haga mucho más de rogar. Este macroarbitraje ha retrasado otro más, presentado por SCF y por hasta 52,8 millones, Ni este organismo ni la corte de Estocolmo hacen público el estado de los pleitos recibidos hasta su resolución, como sí hace el Ciadi.

Fuentes financieras esperan que este año se resuelvan los arbitrajes presentados entre 2014 y 2015, inmediatamente después de que el Gobierno de Rajoy recortase la rentabilidad a las renovables por segunda vez. El más próximo a su final ante esta corte parece el instado por 9REN Holding, donde el Ciadi ya lo da por cerrado y estudia a cuánto se elevarán los costes. En el impase de dirimir quién debe abonar los costes están también seis procesos más que suman hasta 1.400 millones en posibles reclamaciones. Se retrasarán más los abiertos por Renergy, Cavalanum y STEAG, que celebraron la vista a finales del año pasado. Las fuentes consultadas calculan que desde que se celebra una vista hasta que el Ciadi dicta un laudo transcurren aproximadamente entre un año y medio y dos.

Distinto es el caso de los hasta 62 millones reclamados por BayWay, donde España congeló el proceso aportando nuevas pruebas cuando ya tan solo se dirimían los costes. España ha seguido una postura similar con los promovidos por KS Investment, E.ON, SolEs Badajoz eHydro Energy. Presentados todos ellos en 2015, estos requirimientos de última hora puede dilatar el final del proceso hasta 2020. En el caso de los nueve arbitrajes abiertos tras 2015 el proceso se encuentra aún en un estado muy incipiente.

España, sin embargo, está reclamando todos los laudos que recibe por este ausnto. Y se está negando a pagar todos los ya concluídos. El Ciadi le reclama ya más de 1.000 millones, a los que se suman 92 millones más que llegan desde Estocolmo.

Los fondos que reclaman lo hacen al amparo de la Carta de la Energía, que permite a los inversores radicados en país firmantes del acuerdo acudir a las tres cortes de arbitraje mencionadas para resolver conflictos con los Estados. El Gobierno español se basa en este sentido en una resolución de la Comisión Europea, que afirma que los inversores no puden acudir al arbitraje internacional en caso de que estén radicados en un país miembro.

A esto se suma que, dado que EE UU no ha firmado este acuerdo internacional, algunas empresas con sede allí han activado los arbitrajes a través de sus filiales en España. Las fuentes consultadas indican que le rechazo de órganos como el Ciadi a los argumentos españoles hace que no asusten al mercado a la hora de abrir nuevos procedimientos. De hecho, auguran nuevas demandas que presentarán este mismo año.

Fuente: Cinco Días