García alude al "envejecimiento" de la CAN para justificar TLC con la UE

5-6-08

García alude al "envejecimiento" de la CAN para justificar TLC con la UE

El presidente de Perú, Alan García, sostuvo que las diferencias en el seno de la Comunidad Andina de Naciones(CAN) sobre las relaciones comerciales, políticas y sociales con la Unión Europea (UE) “disocia” a este bloque suramericano y demuestra que ya ha envejecido.

Para García las discrepancias "demuestra que la CAN está un poco vieja, un poco antigua, porque el mundo de hoy es de relación entre grandes bloques y a los peruanos le gusta y le conviene tener una buena relación de mejor venta y compra con la UE", justificó.

Las declaraciones de García se dan luego que su homólogo boliviano, Evo Morales, expresara el martes su molestia y preocupación porque los Tratados de Libre Comercio (TLC) ponen en riesgo la unidad de la CAN y planteó someter la decisión a un referendo en cada país, para definir el futuro de estos acuerdos.

"Quiero manifestar mi enorme preocupación por la desintegración de la región andina por culpa de los TLC", afirmó el mandatario boliviano, en alusión a este tipo de acuerdos que negocian Perú y Colombia con Estados Unidos y a la intención de Lima y Bogotá de replicarlos con la UE.

El ministro peruano de Producción, Rafael Rey, apoyó al mandatario en rechazar las críticas de Morales y se refirió específicamente al TLC que su país acordó con Estados Unidos, al señalar que esa es la vía que han adoptado las naciones que "con éxito han resuelto sus problemas de pobreza".

Perú "está resuelto a integrarse al mundo y a la apertura comercial con muchos países para fomentar las inversiones, ampliar mercados, generar más empleo y combatir la pobreza".

"Respetamos la opción del señor Morales para su país, pero evidentemente tenemos la nuestra", puntualizó.

"Las decisiones políticas de los Gobiernos que conducen al desarrollo tienen su propio camino y no son los del referéndum", comentó.

La CAN está conformada por Colombia, Bolivia, Perú y Ecuador, luego de que Venezuela, quinto socio hasta 2006, se retirara precisamente por estar en desacuerdo con que Colombia firmara un TLC con Estados Unidos, algo que consideró como un atentado a la unidad y a los propósitos de integración del bloque.

Colombia y Perú son los únicos países suramericanos que se plegaron a las propuestas de Washington para un TLC, un acuerdo comercial que implica la libre entrada de productos entre los socios.

El TLC entre Lima y Washington fue suscrito en diciembre de 2005. El 29 de junio de 2006 fue ratificado por Perú y más de un año después, el 4 de diciembre de 2007, por el Congreso de Estados Unidos.

En febrero de 2006, los presidentes de EEUU, George W. Bush y de Colombia, Álvaro Uribe, firmaron en la Casa Blanca el acuerdo bilateral.

No obstante, éste no ha sido aprobado aún por las trabas impuestas por el Congreso, controlado por la oposición demócrata, que insiste en que el gobierno conservador de Bogotá, debe garantizar, entre otras cosas, la seguridad de los gremios obreros, constantemente amenazados por grupos paramilitares que ya han asesinado a varios de sus miembros.

El problema, según los críticos del TLC, radica en que los mercados de estos pequeños países no son lo suficientemente fuertes o desarrolladas para poder competir con las inmensas cantidades de rubros que produce diariamente el país más poderoso del mundo, cuya producción agraria está totalmente subvencionada por el Estado, algo que no ocurre con las débiles economías peruana y colombiana.

También todos los países de Centroamérica y Norteamérica han rubricado este tipo de sistemas.

La excesiva cantidad de productos fabricados en EEUU ya ha generado problemas en países como México, donde los cultivadores de maíz han denunciado haber quedado en la bancarrota pues sus productos ya no se venden en el mercado local, que está abarrotado de mazorcas estadounidenses, en el marco del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (Tlcan), del que también es socio Canadá.

keywords:
source: Telesur TV