UE-Japón

Las negociaciones del Tratado de Libre Comercio entre la Unión Europea y Japón se lanzaron oficialmente el 25 de marzo de 2013.

En su origen, Japón tenía el interés más fuerte en discutir un tratado de comercio con la Unión Europea. Tokio quería las mismas ventajas que había logrado Corea al firmar un acuerdo de negocios con la UE. Pero cuando el gobierno de Shinzo Abe se unió al Acuerdo Transpacífico (ATP o TPP por sus siglas en inglés) en verano de 2013, el pacto del Pacífico se volvió prioridad para Japón.

La marea volvió a cambiar desde que Trump fue electo presidente de Estados Unidos. Uno de sus primeros decretos ejecutivos fue retirar a EUA del TPP. El tratado entre Japón y la UE recuperó impulso, y ambas partes han declarado su intención de culminar las negociaciones en 2017.

Muy poco se conoce del tratado, aparte de los resúmenes de la UE respecto de las negociaciones y algunas cuantas filtraciones. El mandato de la negociación aún no es público.

El tratado incluirá el mecanismo de arbitraje de disputas inversionistas-Estados (ISDS). Éste podría asumir una forma mixta entre el nuevo sistema de cortes de inversionistas, que promueve la UE, y un sistema un poco más tradicional favorecido por Japón. El mecanismo les confiere a los inversionistas el derecho especial de desafiar nuevas leyes o regulaciones si consideran que su expectativa de ganancias o su potencial de inversiones pudiera verse afectado negativamente.

Otra parte del tratado sería el esquema regulatorio de cooperación que alienta el alinearse y reconocer mutuamente los estándares fijados. Esto efectivamente proporciona a las grandes empresas un acceso especial al proceso de confección de políticas públicas. Los grupos de cabildeo corporativo de ambas partes han alentado la inclusión de un sistema de este tipo para eliminar las así llamadas “barreras al comercio”, otro término para impulsar mayores estándares, lo que conduce con frecuencia a menores protecciones para la gente y el ambiente.

Japón y la Unión Europea dijeron que ya alcanzaron un acuerdo en más o menos la mitad de las áreas que se negocian. Hay todavía algunos tropezones en bloques de negociación como la reducción y eliminación de aranceles. Se dice que la Unión Europea está pidiendo que Japón abata sus aranceles para los productos agrícolas tales como el queso y el puerco más allá de los niveles acordados en el TPP, mientras que Japón busca la remoción de aranceles en automóviles y equipo electrónico. La UE quiere también que Japón extienda la protección del copyright para algunas grabaciones de sonido de los años setenta. Tokio desea también incluir previsiones que garanticen el libre flujo de los datos y prohibir los requisitos de localización de datos. La UE acordó estudiar el punto, pese a que el Parlamento Europeo aprobó regulaciones más fuertes de protección de datos en abril de 2016.

El 6 de julio de 2017, la Unión Europea y Japón alcanzaron una coincidencia política en torno al acuerdo de libre comercio, pero se esperan discusiones en áreas tales como las cortes de inversión y los flujos de datos antes de arribar a la conclusión final.

última actualización: julio de 2017


Leer más

Leer menos