Greenpeace advierte que el tratado TISA pondría en peligro la protección de datos

Greenpeace advierte que el tratado TISA pondría en peligro la protección de datos

Por El Boletín, 25-11-16

JPEG - 27.8 kb

Nuevas filtraciones informan que las leyes de protección de datos no deben suponer una “barrera para el comercio”.

Greenpeace Holanda vuelve a publicar filtraciones sobre el tratado TISA. Si hace poco más de un mes la ONG mostraba que el TISA, “al igual que otros acuerdos comerciales, incluye medidas que restringen la capacidad de decisión de los responsables políticos a la hora de poner en práctica el acuerdo sobre el clima de París”, esta vez informa sobre el riesgo que la aprobación de este tratado podría provocar en la protección de datos de la UE.

Según la nueva filtración de documentos internos del Acuerdo sobre Liberalización de Servicios (TISA), las negociaciones que se produjeron el pasado mes de septiembre han supuesto cambios trascendentales en el tratado. Entre ellos, asuntos tan importantes como que las leyes de protección de datos de cada país no deben suponer una "discriminación injustificable" o una "barrera para el comercio".

“La transparencia del TISA es asimétrica y favorece a las grandes multinacionales que tienen recursos y capacidad económica. Corporaciones como Google o Facebook, cuyo negocio está basado en el empleo de datos personales, ganarían mucha más influencia tras este acuerdo”, denuncia Greenpeace Holanda.

De hecho, junto a los 40 países que están negociando este tratado están algunas de las corporaciones más grandes del mundo, como IBM, Walmart, Citigroup, MetLife, UPS y Liberty Mutual, que forman todas ellas parte del Team TISA, un grupo de corporaciones que tienen como objetivo impulsar el acuerdo mediante el establecimiento de un diálogo constructivo con autoridades norteamericanas y de otros países para proveerles de información relativa a la importancia de los servicios en la economía mundial.

La organización Global Justice Now advirtió que el TISA afectaría directamente a la regulación económica y al control jurídico de las Administraciones públicas, dejando a las grandes multinacionales con la última palabra sobre áreas tan importantes como la salud, la educación o los servicios básicos. Según informa esa organización, la aprobación del tratado generaría consecuencias dramáticas para un sistema social, que en palabras inscritas en un informe interno pasaría a ser el “salvaje oeste legal”.

source: El Boletín