México: Cierran 300 empresas de la industria del vestido

Economía - Martes 12 de junio 2007

México, 12 de junio.— El presidente de la Cámara Nacional de la Industria del Vestido (CNIV), Simón Feldman Edbavny, dijo que en el sector desaparecieron 300 empresas y se perdieron mil 600 empleos directos, de diciembre de 2006 a abril del presente año.

Señaló que las causas han sido la entrada a territorio nacional de productos chinos a precios dumping y que compañías extranjeras han cancelado sus proyectos de inversión en México para dirigirse a los países socios del Tratado Comercial entre Centroamérica, República Dominicana y Estados Unidos (CAFTA).

Mientras que las importaciones de productos de la confección van en ascenso, las exportaciones van en caída, subrayó.

De 2002 a la fecha, las adquisiciones del sector crecieron 23 por ciento, y las ventas al exterior se redujeron 18 por ciento.

Con relación a las ventas internas indicó que de diciembre de 2006 a abril pasado descendieron 7 por ciento, y el mercado donde más afectación han observado es el de las tiendas de autoservicio, donde han bajado 9 puntos porcentuales.

Feldman Edbavny acusó que el "estrangulamiento" que vive el sector se debe a los altos costos de producción, a la falta de apoyos del gobierno, y los aranceles que éste impone para que la industria pueda importar telas de fuera de la región del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

En conferencia de prensa informó que la CNIV solicitó a la Secretaría de Economía (SE) que reduzca en forma generalizada los aranceles para la importación de telas a un nivel máximo de 5 por ciento.

De lograrse esa disminución, dijo, la rama del vestido podrá generar cien mil empleos directos y frenar las importaciones de prendas que cada año crecen 8 por ciento y que ya alcanzan 40 por ciento del mercado nacional.

La petición incluye todas las fracciones arancelarias de la industria textil, a fin de poder competir en mejores circunstancias contra los países asiáticos.

Aceptó que la industria textil se opone a esa reducción arancelaria, luego de que el año pasado la SE bajó esos impuestos a casi seis mil 89 fracciones arancelarias de insumos y materias primas (incluyendo textiles y fibras).

Sin embargo, aseveró, es urgente que se dé esa baja, porque en México no se producen textiles suficientes con atributos de calidad, composición y diseño, lo que ha restado competitividad no sólo a la industria del vestido, sino al país en general.

Ante la falta de textiles, el sector de la confección se ha visto imposibilitado a adquirir insumos con alto valor agregado, a precios competitivos, y a responder a las exigencias de un mercado nacional e internacional cada vez más cambiante y demandante de productos.

El dirigente de la CNIV respaldó el punto de acuerdo propuesto por los senadores para lograr una reducción generalizada a un nivel máximo de 5 por ciento de los aranceles para la importación de telas, pues esta industria ha perdido más de 270 mil empleos en los últimos años por la invasión de prendas de vestir asiáticas, principalmente chinas, y particularmente de contrabando, que hoy asciende a nueve mil 500 millones de dólares. (Isabel Becerril)