bilaterals.org logo
bilaterals.org logo
   

TiSA: el mega acuerdo comercial que se discutirá en la próxima reunión de la OMC

TiSA: el mega acuerdo comercial que se discutirá en la próxima reunión de la OMC

Por Francisca Guerrero | 13-10-17

JPEG - 6.7 kb

Las negociaciones del Acuerdo sobre el Comercio de Servicios quedaron en suspenso en 2016, para retomarse cuando “el contexto político lo permita”, dijo la Comisión Europea.

Son 23 miembros de la OMC, entre ellos Chile, EEUU y la Unión Europea (con sus 28 integrantes), los que participan de las negociaciones del Trade in Services Agreement (TiSA), una iniciativa de una envergadura comparable al TPP, e igualmente polémico, que cobraría fuerza en las Conferencias Ministeriales de la OMC, que se llevarán a cabo entre 10 y el 13 de diciembre en Argentina.

El pacto, que aún tiene sus puertas abiertas para nuevos interesados y que por el momento representa 70% del comercio global, quedó en suspenso desde noviembre de 2016, tras la celebración de 21 rondas de negociaciones. “Se espera que se reanuden cuando el contexto político lo permita”, se lee en el sitio web de la Comisión Europea, uno de los propulsores del pacto, junto a EEUU y Australia.

Con la temporada de elecciones finalizada en Europa, se espera que el encuentro en Buenos Aires sea el entorno adecuado para continuar las conversaciones, que ya han recibido un respaldo de algunas de las mayores multinacionales del planeta, como Microsoft, Google, IBM, Walt Disney, Walmart, Citigroup y JPMorgan, según consignó The Independent.

De acuerdo a la información disponible en Direcon, el pacto considera variadas áreas, como servicios financieros, telecomunicaciones, transporte y comercio electrónico.

El TiSA “busca actualizar el sistema de reglas existente para servicios en la OMC y aumentar los compromisos que cada uno de los participantes asumió hace más de veinte años. También busca aportar al fortalecimiento del sistema multilateral de comercio”, señala la información difundida por el organismo estatal.

Allí también aseguran que se trata de un acuerdo incluyente, es decir, “abierto a todos los miembros de la OMC que estén dispuestos a profundizar la liberalización comercial en servicios y aceptar lo que ya estuviese acordado en TiSA”.

Ya hay detractores

Aunque se desconocen los detalles de las rondas de negociaciones, las generalidades a las que hay acceso a través de fuentes como la Direcon y la Comisión Europea, ya generan rechazo en ciertos sectores, particularmente en el extranjero.

“Bajo el disfraz de expandir el comercio internacional de servicios, TiSA dificultará mucho a los gobiernos regular servicios vitales como la energía, el agua, la banca, el transporte y los servicios en línea”, señala Scott Sinclair, investigador principal del Canadian Centre for Policy Alternatives. “El acuerdo también está diseñado para abrir servicios públicos a la participación comercial. Si bien esta agenda puede adaptarse a los intereses comerciales de las empresas transnacionales detrás de las negociaciones secretas de TiSA, no servirá al interés público más amplio”, indicó en el paper “Los problemas del TiSA”.


 source: PULSO