bilaterals.org logo
bilaterals.org logo
   

Chile: Si la Convención Constitucional no puede tocar los Tratados de Libre Comercio el sistema se mantiene tal como está

JPEG - 16.1 kb

Por Chile Mejor sin TLC | 5-11-20

Chile: Si la Convención Constitucional no puede tocar los Tratados de Libre Comercio el sistema se mantiene tal como está

La única forma en que se puede garantizar que las cosas cambien para mejor es mantener un gran tejido de movilizaciones sociales, asambleas, cabildos, vecinos discutiendo el tipo de Constitución y los principios que queremos que estén en ésta.

El 25 de octubre, las chilenas y chilenos decidieron cambiar la Constitución de Pinochet a través de un plebiscito histórico, cuyo resultado reflejó lo que la población movilizada ha exigido durante un año en las calles.

Para la plataforma ciudadana Chile Mejor sin TLC el resultado de las votaciones y las constantes manifestaciones evidencian que “la voluntad mayoritaria es terminar con el régimen político institucional, acabar con el modelo social y económico del capitalismo salvaje neoliberal predominante, los abusos sistemáticos y la desigualdad extrema de Chile”, así lo expresan en su última declaración pública, donde llaman a las organizaciones a mantener la movilización, exigir la libertad de los presos políticos de la revuelta popular y revitalizar cabildos y asambleas populares.

“La Constitución no tenía posibilidad de cambiarse desde ella misma, pero bastaron unas semanas de movilización nacional masiva para que el Congreso votara cambios en la propia Constitución para que se pudiera hacer un referéndum”, explica Patricio Guzmán, economista e integrante de Fundación Constituyente XXI. “Entonces la única forma en que se puede garantizar que las cosas cambien para mejor es mantener un gran tejido de movilizaciones sociales, asambleas, cabildos, vecinos discutiendo el tipo de Constitución y los principios que queremos que estén, dice Guzmán.

Otra de las preocupaciones de la Plataforma es que la Ley 21200 que permite un cambio de Constitución, en su artículo 135 denominado “Disposiciones especiales” indica a los delegados constituyentes que deberán respetar “las sentencias judiciales firmes y ejecutoriadas y los tratados internacionales ratificados por Chile y que se encuentren vigentes”. Es decir, que tanto los acuerdos comerciales como los tratados de Derechos Humanos no pueden ser cuestionados por el órgano constituyente.

Que los tratados de libre comercio y los de respeto a los Derechos Humanos estén considerados en un mismo grupo sin distinción es grave, porque los primeros son internacionales y ya tienen rango constitucional y se refieren a los derechos de las personas, por lo tanto todos tenemos que respetarlos, pero los acuerdos de libre comercio son normas y la columna vertebral del neoliberalismo actual, no poder tocarlos, ni modificarlos es gravísimo porque mantiene el sistema tal como está, sostiene María Cecilia Bartholin del bloque contra los TLCs de Unidad Social.

Patricio Guzman agrega que: “Nos parece muy grave que la convención Constitucional no pueda discutir estas cosas, porque lo que la gente desea es terminar tanto con el régimen político que hemos soportado por 30 años como con el modelo social y económico que ha mantenido este desigualdad brutal, que ha dañado a la naturaleza y como personas”.

En la declaración la plataforma ciudadana que se opone a la firma de más tratados comerciales exige, igualmente, que mientras esté en marcha el proceso constituyente los parlamentarios se abstengan de legislar y votar acuerdos negativos para la soberanía del país, haciendo énfasis en que el Senado debe eliminar definitivamente el TPP-11 de su tramitación legislativa.

El TPP-11 es tan malo que podría poner en peligro incluso la nueva Constitución, “ya que implica que se tendría que poner a disposición de los demás participantes de este tratado todas las normas y leyes que se quieran implementar y tomar en cuenta lo que digan”, por lo que si estas reformas van en contra de lo que sus inversores pudieran obtener no se podrían hacer esos cambios, señala Bartholin justificando por qué es imperativo que el Tratado Transpacífico no sea votado durante el proceso constituyente.

Chile Mejor sin TLC termina su declaración llamando a la ciudadanía a no dejar la creación de una nueva Carta Magna en las manos de los desprestigiados partidos políticos ya que: “con la movilización y la organización de una expresión constituyente desde la soberanía popular de las bases sociales, de las comunas y territorios, terminaremos con los pilares del capitalismo neoliberal para construir un nuevo modelo de desarrollo social con la recuperación de nuestra soberanía económica, alimentaria y nuestros recursos naturales” sostiene la plataforma ciudadana en su declaración.

Declaración pública: https://chilemejorsintlc.cl/declaracion-publica-la-voluntad-mayoritaria-es-acabar-con-el-capitalismo-salvaje-neoliberal-de-chile/

Contacto periodista:

Dayana Muñoz +569 630 26 950


 source: Chile Mejor sin TLC