bilaterals.org logo
bilaterals.org logo
   

Cláusulas interpretativas del TLC se quedan cortas

Esteban A. Mata Fonseca
[email protected]

Las cláusulas interpretativas presentadas y aprobadas por la Comisión de Internacionales para el TLC presentan dudas en cuanto a su habilitación.
Las cláusulas interpretativas presentadas hasta ahora al Tratado de Libre Comercio entre Costa Rica y Estados Unidos (TLC) tienen nula incidencia para efectos de la entrada en vigencia del acuerdo comercial, son tan solo notas al margen de lo que se interpreta sobre los términos del texto, explicó a LA PRENSA LIBRE Marvin Carvajal, profesor de la Universidad de Costa Rica y especialista en el tema.

De acuerdo con el constitucionalista, las cláusulas realmente necesarias no son un saludo a la bandera, por ejemplo la cláusula presentada sobre el tema de territorio es necesaria, porque aclara aspectos de la interpretación que hace el país sobre ese aspecto.

Sin embargo, Carvajal señaló que las cláusulas interpretativas se quedan cortas si no cuentan con el apoyo de los demás países ratificantes, en este caso El Salvador, Honduras, Nicaragua, Guatemala y Estados Unidos.

Al respecto, el especialista también señaló que hace falta implementar un sistema de notas diplomáticas, a fin de evitar que las cláusulas interpretativas que hoy se aprueban, sean rechazadas por los demás países el día de mañana.

“Se debe tomar en cuenta que el derecho internacional establece que en el concepto de consenso se entiende como la no oposición a una determinada resolución, sin que haya unanimidad”, acotó.

Por lo anterior, Carvajal explicó que no hay que abusar de estas cláusulas y que se deberían utilizar las notas diplomáticas como herramienta para negociar los puntos de duda.

Las cosas claras

Otra de las dudas en torno al TLC es sobre si el acuerdo comercial está por encima en algunos puntos de la misma Constitución Política de nuestro país.

Carvajal aclaró que, si bien cabe la posibilidad de que haya roces de constitucionalidad, ante todo se debe tener presente que de acuerdo al artículo 7 y al artículo 105 de la Carta Magna, solo una constituyente o una reforma constitucional podría estar por encima de la Constitución.

“Es verdad que, en ocasiones, una ley o norma de un tratado puede ser contrario a la Constitución, si es así, esta norma es jurídicamente inexistente”, resaltó.

Sin embargo, eso no significa que la Asamblea pueda aprobar normas inconstitucionales, puesto que estaría en contradicción con lo establecido en el juramento que hacen los diputados del 1° de mayo, cada cuatro años.

En el caso de los tratados internacionales, se sabe que son actos uni o multilaterales, que implican la voluntad de más de un estado, por lo que un acuerdo comercial debe contar, incluso para las cláusulas interpretativas, con el consenso de las demás partes.

En cuanto a esto, el gerente del tema del TLC de Acción Ciudadana, Ronald Solís, señaló que, a su criterio, “diputados de otros partidos están planteando cosas que no son cláusulas interpretativas, sino reservas, y tenemos serias dudas de que ello vaya a ser aceptado (por los demás países)”.

De hecho, según Carvajal Costa Rica no puede alterar el fondo del tratado, pues si lo hace estaría alterando la voluntad de las otras partes, de ahí que el argumento de Solís tome solidez en cuanto al hecho de que las reservas no deben disfrazarse de cláusulas interpretativas.

“Hay antecedentes de esto, como cuando la Sala Constitucional conoció la Convención Interamericana contra la Tortura, y Costa Rica unilateralmente presentó cláusulas interpretativas al respecto, luego de firmarla”, y que luego fueron rechazadas, señaló el constitucionalista Carvajal.

Las cláusulas solo pueden ser interpretaciones, no modificaciones

Sin embargo, los cambios a los convenios internacionales sí se pueden establecer después de las firmas o durante el proceso de ratificación, y ejemplo y única excepción de esto la tenemos en el tema de patrullaje conjunto, cuando mediante un intercambio de notas diplomáticas se expresaron los criterios y se llegaron a acuerdo, recordó Carvajal.

Por su parte, Solís resaltó el hecho de que las cláusulas se están planteando de forma desordenada y a su parecer eso no favorece el debate, además señaló que la posición del PAC es de conciencia en que las cláusulas poco pueden hacer, “nuestra tesis es que no pase el TLC, y si pasa, que lo haga lo ‘mejorcito posible’”, dijo el diputado.

Un cuchillo sin dientes

Al fin de cuentas, las cláusulas interpretativas sirven para aclarar aspectos “grises” del Tratado, y para entender la manera como las autoridades costarricenses aplicarán ciertas normas del mismo, sin embargo, Carvajal insistió en que se ha dejado de lado el mecanismo de notas diplomáticas “que permitiría que, en efecto, lo que planteamos sea intercambiado, y no rechazado en un futuro”.

Al haber tantas dudas sobre el TLC, la mayoría de ellas se podrían hacer el intercambio de notas, añadió el profesor.

Empero, el análisis de las que se han presentado hasta ahora arroja resultados que van de lo sublime a lo redundante, de acuerdo con Carvajal, quien señaló la importancia en temas como territorialidad, pero redundancias severas en aspectos como el reconocimiento de la Constitución por encima del Tratado.

De verdad o de mentirillas

“Un TLC no es inconstitucional, pero partes del Tratado lo podrían ser eventualmente”, Marvin Carvajal, constitucionalista.

Las cláusulas interpretativas “sí son de verdad, pero cuando se le pone el título de cláusula y es una reserva, entonces son de mentirillas, y es una estrategia política como para decir ‘ven ya no nos debemos preocupar por nada’”, Ronald Solís, gerente del TLC por el PAC.

Pocas aprobaciones

Hasta el miércoles se han aprobado cuatro cláusulas, de ocho que se han tramitado, de las cuales el Partido Liberación Nacional presentó cinco y la Unidad Social Cristiana 12; se han visto cuatro del ex diputado Sigifredo Aiza, y las restantes fueron presentadas por Acción Ciudadana y Frente Amplio, para sumar 29.


 source: La Prensa Libre