bilaterals.org logo
bilaterals.org logo
   

Colombia: Inutilidad del TLC con Turquía

Colombia: Inutilidad del TLC con Turquía

Por Andrés Espinosa Fenwarth, 17-7-12

Desde el primer día, el Tratado de Libre Comercio con Turquía arrancó con el pie izquierdo.

Pese al admirable esfuerzo político y diplomático dirigido a fortalecer las relaciones binacionales y eliminar las visas con esta maravillosa nación de 76 millones de almas, la verdad es que el Gobierno no ha podido justificar apropiadamente los supuestos beneficios económicos que se derivarían de la negociación del TLC con Turquía.

Al examinar la agenda comercial del Consejo Superior de Comercio Exterior de 2009, Turquía aparece en el quinceavo lugar de las prioridades nacionales, al lado de Nicaragua, superado entonces, con creces, por China, Japón, India y Rusia.

De golpe y porrazo, sin aviso previo, la negociación con Turquía superó, en marzo del 2011, el trato con las demás potencias. La razón de ser de esta movida es aparentemente sencilla: la negociación del Acuerdo Comercial con la Unión Europea incluyó la denominada cláusula turca o Declaración conjunta adherida al tratado con Colombia, por medio de la cual “invitan” a los países andinos a negociar “a la mayor brevedad” un TLC con Turquía.

¿Qué hay detrás de esta exigencia afincada en el pacto de Colombia con los europeos, arropada con el atuendo de “mejores esfuerzos”?

El artículo 16 de la Decisión No. 1/95 del Consejo de Asociación que perfeccionó la Unión Aduanera entre Europa y Turquía, comprometió a este último país a armonizar sus políticas de comercio exterior con el régimen arancelario y comercial del Viejo Continente, incluyendo la libre circulación de mercancías en el mercado turco-europeo, con excepción de los productos agrícolas básicos que no hacen parte de la Unión Aduanera.

En consecuencia, a partir de la entrada en vigor de nuestro Acuerdo Comercial con la Unión Europea, Colombia podrá exportar a Turquía en las mismas condiciones convenidas con los europeos, sin necesidad de negociar un TLC con los turcos. Turquía, por su parte, como no es miembro de la Unión Europea, no puede beneficiarse del tratado negociado entre Colombia y el Viejo Continente.

Para subsanar lo anterior y favorecer a los turcos, Europa, desde Bruselas, nos metió en el mismo corral a negociar un acuerdo con esta nación.

El TLC con Turquía sirve básicamente para que los turcos puedan exportar sus productos industriales a Colombia.

La balanza se podría inclinar un tanto a nuestro favor si Turquía otorgara beneficios importantes en agricultura –carnes, flores, banano, azúcar y etanol–.

El inconveniente es que dicho país excluye estos bienes del TLC, total o parcialmente; sin embargo, exige completa apertura para los productos de su interés comercial, con lo cual se aceleraría la desindustrialización de nuestro país.

Como diría Sir Francis Bacon, lo malo, cuando funge de bueno, es pésimo.

Andrés Espinosa Fenwarth

CEO de Inverdies

[email protected]


 source: Portafolio