bilaterals.org logo
bilaterals.org logo
   

Coloquio «Los 10 años del TLCAN : Balance social y Perspectivas

Declaración Final

El Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN)
entre Estados Unidos, Canada y México, y que entro en vigor
el primero de enero de 1994, planteaba un gran objetivo:
crear la zona comercial más importante del mundo, que
favoreceria el crecimiento y la prosperidad economica en la
region y aseguraria un mejoramiento de las condiciones de
vida de las poblaciones de esos paises. El desafio estaba en
integrar la economia de los tres paises, apesar de la
desigualdad entre sus respectivos niveles de ingreso,
riqueza y desarrollo. Poco después de la firma del tratado,
se volvio evidente que el TLCAN serviria de modelo para
todos los acuerdos comerciales por venir.

Sin embargo, el TLCAN no es un modelo a seguir. Las promesas
sobre los resultados benéficos del TLCAN hechas hace 10
anos, no se han realizado de ninguna manera. No solo no ha
reducido los desequilibrios entre las tres economias, sino
que no ha atendido el crecimiento economico a anunciado. Las
desigualdades que existian antes del acuerdo se han
acrecentado, en particular las que atanen a las mujeres y a
los pueblos autoctonos. El incremento de las diferencias
entre ricos y pobres, la concentracion de la riqueza en
manos de unos cuantos, la reduccion del ingreso individual,
la drastica disminucion en la creacion de nuevos empleos, el
incremento en la migracion laboral, el agravamiento de los
problemas ambientales: tal ha sido la norma mas que la
excepcion. En el capitulo de la pérdida de empleos de tiempo
completo, favoreciendo el surgimiento de todo tipo de empleo
precario (por contrato, a medio tiempo, "autonomo"), las
mujeres son las mas afectadas. Campeonas del trabajo
precario, estan sobrerepresentadas entre los sectores de
bajos salarios y los pobres; y continuan siendo confinadas a
los ghettos del empleo, situacion que es agravada por las
modificaciones presupuestales en los programas sociales y
los divcersos procesos de privatizacion de los servicios
publicos.

En México, particularmente, la economía agrícola atraviesa
actualmente la peor crisis de su historia, al ser golpeada
por el efecto arrasador de las importaciones subsidiadas del
Norte. Una de las primeras consecuencias nefastas del TLCAN
fué la modificacion brutal de la Constitucion mexicana, la
cual protegia en uno de sus articulos la propiedad colectiva
de la tierra. En Chiapas, los zapatistas fueron los primeros
en denunciar esta modificacion, considerando que esto
conllevaba una degradacion de sus condiciones de vida.
Ademas muchas maquildoras estadounidenses han sido
reubicadas de México a China donde las normas salariales y
ambientales son todavia mas bajas. Este desplazamiento, ha
afectado a una gran cantidad de trabajadores mexicanos,
afecta también a Estados Unidos, al punto que han enfrentado
una desindustrialiacion de su economia. En el caso de
Canada, donde las reubicaciones estan también a la orden del
dia, las preocupaciones de la población están enfocadas en
la necesidad de preservar el sistema público de salud que
hoy en día se ve amenazado. Las empresas privadas, sobre
todo de Estados Unidos, ejercen presiones cada vez mas
fuertes y muestran un interes voraz en este mrcado que se ha
revelado muy lucrativo entre ellas. En Québec finalmente, se
instrumentan sin descanso los ajustes del gobierno que exige
su política de nivelación normativa hacia abajo, afectando
las condiciones de trabajo, el sindicalismo y el medio
ambiente, como en el caso particular de los proyectos
gubernamentales de fomentar alianzas entre los sectores
público y privado en los sectores de la salud y la
educacion. Los servicios publicos son amenazados, sin cesar,
de ser rebajados al rango de simples mercancias. Y eso sin
contar los efectos del Capitulo 11 sobre las inversiones, o
del Capitulo 10 sobre los mercados publicos, lo que confirma
la supremacia de los intereses y el poder de las empresas
privadas sobre el Estado.

A pesar de lo anterior, los gobiernos de la region mantienen
la direccion y continuan impulsando este modelo de "libre"
mercado en el mundo, buscando al mismo tiempo desarrollar
una integracion mas profunda en América del Norte, por medio
de un TLCAN Plus. Las negociaciones de éste se inscriben
actualmente dentro de un proceso antidemocratico en el cual
la transparencia no existe.

Frente a esta mercantilizacion de la vida y del abandono del
bien comun en manos de las empresas privadas, es nuestra
responsabilidad incrementar nuestras perspectivas y nuestras
alianzas. Por ello llamamos a ponernos en marcha y a
fortalecer los mecanismos de defensa y protección de los
derechos humanos, económicos, sociales, culturales y medio
ambientales, de tal forma que los convenios comerciales no
puedan conllevar el debilitamiento del marco jurídico y de
la soberanía de los Estados.

Planteamos algunos principios :

1.- Si bien un Estado puede transferir parte de su soberanía a
una organización estatal internacional, es inconcebible que
ceda elementos de su soberanía a intereses privados.

2.- El poder de legislacion y adopcion de medidas sociales,
culturales, ecologicas y economicas que aseguran el
bienestar colectivo no deben de ninguna manera hacerse
limitar por ningun tratado comercial, ni subordinarse a
ningun tratado de apertura de mercados publicos.

3.- El derecho de las mujeres a la igualdad es un principio
que debe ser reconocido de antemano antes de firmar
cualquier tratado comercial. Las organizaciones de mujeres
se muestran muy preocupadas por la persistencia de la
discriminacion y la violencia acentuada por las politicas de
liberalizacion de los gobiernos, por el desplazamiento de
empresas, hechos que refuerzan las desigualdades entre los
géneros y entre las mujeres mismas.

4.- La soberanía alimentaria debe fijar el marco en el cual de
desarrolla el comercio en materia de agricultura. La
produccion agroalimentaria no debe ser considerada como una
mercancia y, por ese mismo hecho, el derecho de cada pais
para definir su propia estrategia de desarrollo agrícola es
inalienable.

5.- Los acuerdos comerciales no pueden ser prerrogativa de los
poderes ejecutivos (Presidencia, gabinete o consejo de
ministros), sino que éstos deben aoptar una actitu de
transparencia en las negociaciones para que las poblaciones
afectadas participen en el debate con todo conocimiento de
causa.

6.- Los servicios publicos, en particular la educacion, la
salud y el agua deben ser objeto de una exclusion general y
permanente de los acuerdos comerciales, a fin de preservar
el bien comun, fundamento de nuestras sociedades.

7.- La cultura debe ser igualmente objeto de exclusion general
y permanente de los acuerdos de comercio internacional con
el fin de preservar la diversidad cultural del planeta.

¡OTRO MUNDO ES POSIBLE!

Si los movimientos sociales de las Américas y del mundo han
logrado frenar en multiples ocasiones la negociación de
acuerdos de tipo TLCAN (descarrilamiento del AMI, fracaso de
las conferencias de la OMC en Seattle y en Cancún,
estancamiento de las negociaciones del ALCA, etc.), es claro
que ante la proliferación de los acuerdos regionales o
bilaterales, los promotores de la liberalización de los
mercados siguen utilizando el TLCAN como modelo.

En el momento en que la agenda y el contenido del proyecto
de ALCA estan en redefinicion y las élites norte-americanas
reorientan su estrategia hacia una integración profunda en
el territorio del TLCAN, nosotros debemos proseguir nuestra
lucha para frenar la deriva actual de la mundializacion, de
los acuerdos de libre comercio y de las politicas de
liberalizacion de los gobiernos.

Exigimos de nuestros gobiernos un balance completo de los
efectos del TLCAN desde el momento en que fue firmado,
incluyendo un analisis diferenciado segun el género (hombre-
mujer). Exigimos que el conjunto de la poblacion y de las
organizaciones de la sociedad civil contribuyan a la
realizacion de este balance y que éste se inscriba dentro
de un proceso de reevaluacion del TLCAN, y de revision de la
politica comercial internacional dentro de cada uno de
nuestros paises.

Ponemos por delante la defensa y la conservacion de los
bienes publicos que constituyen el bien comun y nos oponemos
a todo proceso de privatizacion de los servicios publicos.
Nuestros gobernantes deben pronunciarse al respecto sobre
esta cuestion crucial que constituye el fundamento mismo de
toda sociedad.

Exigimos de nuestros gobiernos acuerdos comerciales que
respeten:

- La supremacia de los derechos individuales y
colectivos por encima del comercio y la ganancia

- La igualdad entre los hombres y las mujeres

- La preservacion integral del derecho de los Estados a
legislar en funcion de promover el bien comun, la democracia
y el repeto del medio ambiente.

- Un proceso de negociacion y de adopcion transparente y
democratico.

Confrontados con problemas comunes que demandan una unidad
de accion muy grande, nosotros, de Québec, de Canada, de los
Estados Unidos y de México, reconocemos la necesidad de
reforzar nuestras redes nacionales y proseguir nuestro
trabajo de formacion y de informacion lo mas grande posible
sobre los desafios creados por este modelo de
mundializacion que se nos ha impuesto. Reconocemos,
igualmente, la necesidad de trabajar para construir un
espacio comun a la escala de América del Norte, a fin de
consolidad nuestras estrategias y promover nuestras
alternativas basadas sobre el respeto de los derechos
humanos, económicos, sociales, culturales y ambientales de
los pueblos y naciones de América del Norte.


"Sí a la vida, No al ALCA.
Otra América es posible."

Secretaría Operativa: Campaña Continental contra ALCA / ASC
sri_cut@uol.com.br
Telf: (55 11) 3272 9411 ext. 136
Dirección: Rua Caetano Pinto, 575
CEP 03041-000, Sao Paulo, Brasil


Promoción de la Campaña Continental contra el ALCA:
http://movimientos.org/noalca/


 source: Campaña Continental contra el ALCA