Costa Rica: Coalición oficialista dice sí a TLC

Juan Carlos Cruz

ALAI AMLATINA, 13/12/2006, San José.- En medio de una creciente y
diversa oposición al tratado de libre comercio entre Estados Unidos,
Centroamérica y República Dominicana, la mayoría oficialista de la
Comisión de Asuntos Internacionales de la Asamblea Legislativa de Costa
Rica dictaminó afirmativamente el tratado este martes, cumpliendo así
con el plazo impuesto por el presidente del congreso, Francisco Pacheco.

Contra viento y marea, la llamada mayoría mecánica que componen el
gobiernista partido Liberación Nacional y los partidos Libertario y
Unidad Social Cristiana, emitieron su dictamen, cuando apenas se habían
presentado un 20 por ciento de las cláusulas interpretativas, por parte
del Partido Acción Ciudadana, PAC y del Partido Frente Amplio que
adversan dicho tratado.

Mientras el dictamen era dado a conocer, cientos de personas se
manifestaban en las afueras del parlamento, protestando por las
irregularidades que se han presentado en el trámite del tratado y por la
falta de espacio que han tenido sus detractores para exponer sus puntos
de vista.

“Esto ha sido un atropello a la democracia parlamentaria desde el
momento mismo en que fueron nombrados los integrantes de la Comisión e
Asuntos Internacionales, pues el partido de gobierno se garantizó una
mayoría de deputados que estaban a favor del TLC aunque no entendieran
de que se trata”, denunció Elizabeth Fonseca, jefa de fracción del PAC.

El ritmo impuesto al trámite parlamentario del TLC por la administración
Arias Sánchez y sus aliados neoliberales, contrasta con la creciente
oposición que se expresa a través de foros y manifestaciones en todo el
territorio costarricense, como fue el caso de las jornadas del 22 y 23
de octubre pasado y más recientemente con la constitución del Frente de
Apoyo a la Lucha contra el TLC que aglutina a una amplia gama de
personalidades y sectores sociales y políticos costarricenses.

Presidido por el Rector del Instituto Tecnológico de Costa Rica, Eugenio
Trejos, y por el Decano de Ciencias Sociales de la Universidad Nacional,
Henry Mora, este Frente expresó su oposición a este tratado y a la
llamada agenda complementaria, así como al procedimiento antidemocrático
que se ha seguido para el trámite parlamentario del mismo.

En este Frente convergen además de los académicos, el sector
cooperativo, los industriales farmacéuticos, los pequeños agricultores y
un grupo de destacadas personalidades políticas encabezadas por el ex
presidente Rodrigo Carazo Odio.

Para quienes conforman este Frente, el TLC es la culminación de un
modelo excluyente y generador de desigualdades sociales que
progresivamente se ha venido imponiendo a lo largo de los últimos veinte
años y su impacto sería tan profundo como si se aprobara y pusiera en
ejecución una “constitución económica neoliberal”.

Eugenio Trejos explicó que “la lucha contra este Tratado es una lucha
patriótica por la soberanía, entendida como el derecho del pueblo de
Costa Rica a discernir con dignidad y autonomía el rumbo de la Nación;
derecho soberano a definir democráticamente el tipo de desarrollo
económico y social y las formas de integración en la economía mundial
que mejor propicien el bien común y la convivencia pacífica”.

“Queremos una Costa Rica abierta al mundo pero sin someterse a la
estrategia de globalización neoliberal que impulsa el capital
transnacional y comparten sumisamente sus socios internos, expresó el
Rector del ITCR.

Trejos aseguró que “dependiendo de su resultado, la lucha contra el TLC
determinará, en gran medida, el tipo de Estado y sociedad que las y los
costarricenses tendremos en las próximas décadas”

Tal y como lo han planteado distintos analistas, la discusión alrededor
del TLC divide Costa Rica y ha sacado a flote contradicciones en
distintos ámbitos políticos y económicos.

Una de estas contradicciones es la que se presenta entre la bancada
legislativa del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC) que apoya el
tratado y Luís Fishman, presidente de dicho partido que lo adversa.

Para el político, que el TLC se ratifique tal cual está firmado es más
peligroso que no hacerlo y aseguró que este tratado no es el que Costa
Rica necesita porque “va más allá de una simple reforma en materia
comercial, tocando aspectos de agenda social y desarrollo del país”, al
tiempo que fustigó la apertura de los monopolios de telecomunicaciones y
seguros, puesto que, a su criterio, “esa debe ser una decisión del país
y no producto de un TLC”.

Con el dictamen de mayoría afirmativo el TLC entra ahora en una nueva
fase del trámite legislativo que pasa por la presentación dentro de diez
días al plenario del dictamen de minoría negativo que presentará el PAC,
así como la reiteración de las mociones de las normas interpretativas
que fueron sometidas en Comisión, así como las que no fueron presentadas
por lo atropellado del trámite.

Pese al clamor generalizado de que Oscar Arias a través de su bancada
legislativa y la coalición neoliberal PUSC-MPL, está dispuesto a
violentar el procedimiento parlamentario forzando la votación del
tratado en primer debate, existe la advertencia, de prominentes juristas
de que estarían a las puertas de una declaratoria de
inconstitucionalidad sobre él, lo que implicaría comenzar de nuevo con
el proceso.

Por su parte, los sectores sociales han sido muy claros en cuanto a que
la ruptura de la constitucionalidad abriría el cauce a la inestabilidad
social y política del país, con consecuencias impredecibles.

- Juan Carlos Cruz, Servicio Informativo del Centro de Comunicación
Voces Nuestras para ALAI


Servicio Informativo "Alai-amlatina"

keywords: