bilaterals.org logo
bilaterals.org logo
   

Costa Rica: Una guía popular para leer el memorando de la vergüenza

Costa Rica: Una guía popular para leer el memorando de la vergüenza

Luis Paulino Vargas Solís, 17-9-07

Propongo aquí un respetuoso intento de diálogo con el pueblo, en procura de contribuir a que esa gente nuestra -sencilla pero sensible e inteligente- saque de este memorando las conclusiones que corresponden, en bien de su educación política y de su independencia de criterio.

1) ¿De dónde salió este memorando?

El vicepresidente Casas y el diputado Sánchez han explicado que lo que los motivó a escribir el memorando fue un debate con el Rector Eugenio Trejos, donde, según su decir, hubo una actitud “violenta” por parte de la gente del No. El relato de otras personas lo que indica es, más bien, que Casas y Sánchez provocaron a la gente del No con su altanería de “chiquitos de papi”.

O sea, la supuesta “violencia” en el mencionado debate fue, en realidad, la justificada protesta de la gente del No frente a la vanidad y prepotencia de Casas y Sánchez. Pero esto tiene un efecto importante: estos dos sujetos se “dan cuenta” que el enfrentamiento entre el No y el sí, es, en realidad, una lucha entre ricos y pobres; entre pueblo (pobre) y gobierno (representante y defensor de los ricos). Ellos, chiquitos ricos que han estudiado en Inglaterra y han sido educados por sus familias para pisotear al pueblo, se sintieron “violentados” cuando ese pueblo no se dejó pisotear.

Lo anterior queda clarísimo en la siguiente frase del famoso memorando: “La campaña sobre el TLC se está convirtiendo en lo que nunca debimos haber dejado que se convirtiera: una lucha entre ricos y pobres, y entre pueblo y gobierno”.

Darse cuenta de esto los alarmó terriblemente. No solo porque ello implica la segura derrota del TLC sino, y todavía más importante, porque ello implica que el pueblo se está despertando y, al hacerlo, está dispuesto a mandar al canasto de la basura a esta partida de tagarotes.

2) Los del sí andan asustados

O sea, lo que impulsó directamente a estos dos tipos a escribir el memorando fue el susto que les dio ver que el pueblo sencillo les está plantando cara. Pero, además, lo que ahí dicen demuestra que, en general, los “pobrecitos” ricachones del sí se sienten inseguros. Y la verdad es que así lo demuestran.

Vea usted lo que dicen: “La coalición que tenemos en contra es formidable: universidades, Iglesia, sindicatos, grupos ambientalistas, etc.”. Y eso que se les olvidó mencionar muchas otras organizaciones ciudadanas y populares que están luchando contra el TLC: desde organizaciones de mujeres y de barrios, a grupos artísticos, campesinos o juveniles, para mencionar solo algunos. No tenemos dinero, pero aún así somos formidables gracias a nuestra inteligencia -que ha hecho papilla de este TLC- y a nuestro corazón, lleno de coraje para defender la patria que amamos.

Así, quedan dos cosas bien claritas: le temen al pueblo pero, sobre todo, le temen al pueblo que se organiza y lucha tomando decisiones por sí mismo.

3) Y, sin embargo, insisten en irrespetar a ese pueblo

Le tienen miedo al pueblo, pero como ellos se creen los dueños de Costa Rica, en todo caso insisten en que van a seguir engañando y vacilando a ese pueblo. Muchas frases en el memorando lo demuestran. Veamos:

a) Dicen “...saturar los medios de comunicación con publicidad” a lo cual agregan luego “lanzar una campaña masiva en medios de comunicación”. “Saturar” quiere decir llenar, invadir, acaparar. ¿Y para que serviría tal cantidad de anuncios? De seguro no para informar con seriedad y respeto. Simplemente para hacer lo que vienen haciendo: jugando a que la gente es tonta y que se tragará las babosadas que los anuncios del sí repiten a diario. Pero la verdad es que el único tonto es quien cree que el pueblo tico es tonto.

b) Dicen que ellos deben “...escoger muy bien los rostros de la comunicación masiva del sí y utilizar casi exclusivamente trabajadores y pequeños empresarios”. O sea, “utilizar” gente sencilla para transmitir anuncios que engañen a esa gente sencilla. Y no es casualidad que utilicen justamente esa palabra: “utilizar”. Como si se tratara de un chunche cualquiera. Así ven a la gente del pueblo. Así la han utilizado siempre.

c) Y para terminar de dejar la cosa en claro, agregan: “...utilizar intensivamente testimoniales de gente muy sencilla y en situación precaria”. Se reitera la idea: “utilizar” a los pobres para engañar a los pobres.

Conclusión: los “chiquitos de papi”, o sea, los hijos del poder y la riqueza, no son diferentes a sus papis. También irrespetan y menosprecian al pueblo y, como sus papis, quieren engañarlo, explotarlo y utilizarlo.

4) Mentir, mentir, mentir

Frente al TLC el pueblo se ha puesto alerta y vigilante. Y bien dispuesto está a defender lo que es suyo. Ante eso, a ellos tan solo se les ocurre volver a aplicar la misma receta que los angurrientos siempre han aplicado: engañar al pueblo “utilizando” para ello al mismo pueblo. Y con ese fin formulan un plan cuya característica principal es la siguiente: mentir, mentir, mentir.

Eso queda bien, pero bien recogido en los “cuatro miedos” que, según estos genios de la política, hay que meterle a la gente para obligarla a votar por el TLC. Así lo dicen. Y, por cierto, lo dicen con toda la desfachatez: “Estimular el miedo. Ese miedo es de cuatro tipos”. Y luego enumeran los tales cuatro “miedos”:

a. “Miedo a la pérdida del empleo” b. “Miedo al ataque a las instituciones democráticas” c. “Miedo a la ingerencia extranjera en el NO” d. “Miedo al efecto de un triunfo del NO sobre el Gobierno”

Si usted le pone atención al asunto, encuentra que, en realidad, se trata de tres tipos de “miedos”.

- Primero está el “miedo” que amenaza la vida de la gente del pueblo, ya que amenaza su trabajo y su salario y, por lo tanto, la comida de sus hijos. Ese es el “miedo” que se alimenta con la mentira de que sin TLC no habrán empleos. Es el “miedo” que se indica en el punto a) de la lista anterior. Al respecto, es muy importante tener presente lo que más arriba decíamos: ellos quieren manipular y engañar a la gente. Y nada como la amenaza de perder el trabajo sirve para lograr que ese engaño funcione. Conocerlo y entenderlo ayuda a desnudar la mentira y nos fortalece para que nadie se deje embaucar. Todos y todas debemos tenerlo claro: rechazar el TLC no afectará los empleos porque no afectará ni la llegada de inversión extranjera ni las exportaciones hacia Estados Unidos.

- Segundo, está el “miedo” que lo busca es desprestigiar a los dirigentes, a las cientos y cientos de organizaciones y a las miles y miles de gentes del No, y hacer creer que somos personas “violentas”, que queremos “destruir” la democracia y estamos asociados a dirigentes comunistas de países extranjeros. Estos son los “miedos” b) y c) en la lista anterior. Ambos son “miedos” que se basan en la injuria y la calumnia contra dirigentes -como el Rector Eugenio Trejos- cuya mejor característica es, todo lo contrario, su compromiso con la democracia costarricense. Pero la verdad es que el ataque y la falsedad van dirigidos contra los miles y miles de hombres y mujeres de todas las edades que en todo el país luchan contra el TLC, los cuales son costarricenses del pueblo, gente enamorada de este país nuestro y defensora incansable de la democracia.

- Y, tercero, está el “miedo” ridículo, el de que el triunfo del No perjudicará al “gobiernazo” de Oscar Arias y le quitará prestigio. Gran cosa. Cuando en realidad este es un gobierno que a lo único que se ha dedicado es a imponer, al precio que sea y con las armas que sea, el TLC. Y, mientras tanto, todo sigue igual de desastroso: desde las calles llenas de huecos o las largas filas en el Seguro, hasta la inseguridad y la delincuencia, las escuelas arruinadas o la pobreza por todo lado. De verdad que este último “miedo” no tiene ningún sentido ni significa nada para nadie. Tan es así que incluso estos dos sujetos aceptan, y lo dicen con todas las palabras, que “En este momento nadie le cree una palabra al gobierno ni a los políticos”. Claro que nadie les cree nadita de nada. La razón es sencilla: no merecen que se les crea.

5. ¿Quiénes son los verdaderos enemigos de la democracia?

Caraduras como son, Sánchez y Casas no tienen vergüenza en decir que la ciudadanía costarricense que se opone al TLC debe ser injuriada y atacada, acusándonos de que somos violentos, que recibimos dineros de políticos extranjeros y de que atentamos contra la democracia. Sus propias palabras destruyen cualquier duda acerca de sus malas intenciones en ese sentido, cuando peladamente recomienda meter “...cizaña sobre los líderes, motivos, métodos, financiamiento y vínculos internacionales del NO”.

Ponga atención a las palabras. Dicen “meter cizaña”. O sea, meter veneno. Y el veneno se mete con la mentira. Mentir igual que con el asunto del “miedo a perder el empleo”. En este caso se trata de mentir atacando falsamente a los líderes y organizaciones del No. O sea, a todos y todas las costarricenses que, por amor a Costa Rica, trabajamos por derrotar este horrendo TLC.

Descaradamente pretenden calumniarnos y, sin embargo, ellos, y solo ellos, son quienes no tienen ningún empacho ni duda en proponer cosas que directamente atacan y dañan las instituciones, las leyes y la democracia costarricense.

¿Tiene usted alguna duda al respecto? Pues vea lo que está gente son capaces de decir:

a. En relación con los alcaldes y las municipalidades dicen: “Pero hay que hacer algo ya, particularmente con los 59 alcaldes del PLN. Hay que hacerlos responsables de la campaña en cada cantón y transmitirles, con toda crudeza, una idea muy simple: el alcalde que no gana su cantón el 7 de octubre no van a recibir un cinco del gobierno en los próximos 3 años. El mismo razonamiento puede aplicarse a los regidores, a quienes se puede hacer responsables de distritos específicos”.

¿Qué significa lo anterior? Significa varias cosas, todas gravísimas. Primero, que esta gente se pasa la ley por donde mejor les parece ya que son capaces de condicionar la entrega de dineros a las municipalidades según que en cada cantón gane el sí o gane el No. Recordemos que la ley no permite este tipo de diferencias, ya que más bien ordena un trato igualitario para todas las municipalidades sin permitir que interfieran ese tipo de sucios criterios politiqueros. Segundo, lo que se pretende hacer no solo es chantajear a alcaldes y municipalidades -cosa gravísima- si no algo peor: castigar o premiar a las comunidades y cantones según que voten sí o voten No. Esto constituye un irrespeto total al pueblo. Ello confirma lo que ya comentábamos anteriormente: esta gente menosprecia al pueblo de una manera horrible. Bueno es que lo entendamos y nunca más permitir que nos vuelvan a faltar al respeto.

Por cierto, conviene que preguntemos al alcalde y regidores de nuestro cantón: “y usted, señor alcalde o señora alcaldesa, señor regidor o señora regidora ¿Va a permitir ese chantaje?”.

b. Sobre los programas en la radio y su utilización para hacer propaganda por el sí dicen: “Hay que poner a funcionar baterías en todos los programas de opinión y mejorar la pauta publicitaria del gobierno en una serie de programas de radio conducidos por gente que tiene toda la disposición de ayudar al gobierno (p.e Javier Rojas, Jaime Peña, etc.)”.

¿Qué significa lo anterior? Primero, ya conocemos de dos programas dispuestos a “ayudar al gobierno”. Pero esto no es nada novedoso. En lo mismo andan, desde hace mucho, Reloj, Monumental, La Nación, Telenoticias, Repretel, etc. Pero aquí lo principal es lo de “mejorar la pauta publicitaria” a favor de esos programas tan “ayudadores”. Esto quiere decir que se gastará plata del gobierno, o sea dineros de los costarricenses, para “premiar” con anuncios pagados a los programas “que ayudan” al gobierno ¿Qué es eso? Lo podríamos llamar de dos formas: corrupción y soborno.

c. Y luego nos salen con gastar platas del gobierno, o sea, platas del pueblo costarricense, haciendo propaganda en instituciones públicas y en empresas privadas. Con respecto a las instituciones públicas nos dicen: “...es muy importante que algunas instituciones clave (p.e. ICE, CCSS, AyA, MTSS) generen oficialmente volantes”. Luego aclaran que “Se trata de volantes de información, que no pueden, en forma alguna, pedir el apoyo para el TLC (eso debido a la resolución del TSE)”. Recordemos que TSE quiere decir Tribunal Supremo de Elecciones.

¿Qué significa lo anterior? Significa que quieren seguir con el jueguito de irrespetar al pueblo costarricense pretendiendo vernos la cara de tonticos. Vea usted lo que dicen: que las instituciones produzcan volantes sobre el TLC, pero sin que ahí se pida apoyo a favor del TLC. ¿Cómo es eso de que se da “información” a favor del TLC pero no se pide votar “a favor” del TLC? ¿Acaso “hablar a favor” no implica pedirle a la gente que “vote a favor”? Y de paso, juegan a que no irrespetan las disposiciones y reglas establecidas por el Tribunal de Elecciones, cuando abiertamente las están irrespetando y violando. De verdad que estos tipos son conchudos, capaces de poner caritas de ángel mientras nos clavan el puñal por la espalda.

d. Enseguida proponen llevar la publicidad, pagada con las mismas platas del gobierno (o sea, platas del pueblo), a los trabajadores y trabajadoras de la empresa privada. Primero dicen: “Debemos organizar un esfuerzo sistemático de visitas a las empresas más grandes del país, con charlas a favor del SÍ”. Y para que estas visitan se lleven a cabo, y a fin de engañar al Tribunal de Elecciones, recomiendan que cada “empresa envíe de inmediato una carta al Ministerio de Planificación pidiendo que el gobierno le envíe un representante para hablar del Plan Nacional de Desarrollo o de la visión futura del país o algo por el estilo (eso para cubrirnos las espaldas de cara al TSE)”. Póngale atención: “cubrirnos las espaldas de cara al TSE”. Y, para remachar, explican lo que deberá hacer el señor o señora que vaya a dar la tal charla en la empresa: “El jerarca visita la empresa (en algunos casos acompañados por el diputado de la zona) y deja documentación”.

¿Qué significa esto? Significa que ya aquí se volvieron completamente caraduras al extremo que ni siquiera se ponen la máscara para aparentar que respetan las leyes y al Tribunal de Elecciones. Peladamente lo dicen: “cubrirnos las espaldas de cara al TSE”. Y con todas las letras explican cómo montar el teatro y la mentira, empezando con la carta de la empresa al Ministerio de Planificación y terminando con los funcionarios de gobiernos repartiendo propaganda entre los trabajadores y trabajadoras. El asunto es de un descarado total, pero, además, reitera una vez más el irrespeto hacia el pueblo. En este caso irrespeto hacia las trabajadoras y los trabajadores a los que cuales se les quiere hacer prisioneros en las empresas donde trabajan, para obligarlos a tragarse los cuentos de los funcionarios públicos que hacen propaganda por el sí.

Conclusión

Los tagarotes en Costa Rica no son solo tagarotes. Además son descarados y desvergonzados hasta lo último e irrespetan groseramente al pueblo.

Entenderlo es importante, porque ese es el camino para ponerles un “hasta aquí” y decirles: ¡señores, nunca más, nunca más le permitiremos que nos falten al respeto!

disponible aquí


 source: Campaña Continetal contra el ALCA