Cumbre de las Américas cierra fracturada por ALCA

Tras llamar a una conferencia de prensa para dar lectura al texto que supuestamente iba a contener la conclusión de la IV Cumbre de las Américas, un grupo de presidentes reinició fuera de agenda las discusiones para intentar salvar el encuentro.

Pero, finalmente no se impuso una voz unitaria y la situación quedó prácticamente igual que en el punto de partida.

Así, sigue vigente la propuesta levantada por Panamá, acogida por 29 países, que apunta a reiniciar las conversaciones para el Area de Libre Comercio (ALCA) y, a la vez, la de los países del bloque aduanero sudamericano Mercosur, que insisten en esperar el resultado en diciembre de la "Ronda de Doha" de la Organización Mundial de Comercio.

"La declaración sale con la propuesta de Panamá y la de los países del Mercosur y señala el punto de discrepancia, que es si están las condiciones para sentarnos a negociar. Una gran mayoría dijo sí (...), otra dijo esperemos el resultado de Hong Kong de Doha," dijo a periodistas el presidente chileno, Ricardo Lagos.

Los países que quieren resucitar el plan del ALCA se enfrentaron a los del Mercosur -integrado por Brasil, Argentina, Uruguay y Paraguay-, que demanda que Estados Unidos desmantele sus subsidios a agrícolas, sector vital para sus economías, para quedar en una mayor igualdad de condiciones.

Y ese es precisamente el tema más espinoso que se tratará en la reunión de la OMC, con fuerte oposición de Europa que también protege a su agricultura.

Venezuela, levantó en la cumbre una postura más radical y solitaria, ya que su presidente, Hugo Chávez, sencillamente llamó a "enterrar" el ALCA. Pero suscribió la idea del Mercosur de que aún no hay condiciones para negociar.

"Algunos miembros (...) instruimos a nuestros responsables de las negociaciones comerciales a reanudar sus reuniones en el primer semestre de 2006, para examinar las dificultades del proceso ALCA, a fin de superarlas y avanzar en las negociaciones," reza el documento final de la cumbre.

Y agrega como muestra de la división: "Otros miembros sostienen que todavía no estan dadas las condiciones necesarias para lograr un acuerdo de libre comercio equilibrado y equitativo, con acceso efectivo de los mercados libre de subsidios."

PUNTO MUERTO

Aunque la convocatoria a los 34 mandatarios del continente fue para discutir en la cumbre la superación de la pobreza, la creación de empleo y la gobernabilidad, el tema del ALCA se impuso desde un principio como tema principal en el encuentro.

Estados Unidos y México impulsaron con fuerza la necesidad de descongelar las negociaciones, que partieron en 1994 pero que desde hace dos años no han tenido ningún avance.

Antes de que se iniciará la última sesión plenaria el sábado, el presidente mexicano, Vicente Fox, llamó a los más renuentes a sentarse a dialogar.

"Actuemos con seriedad, dejemos la paja a un lado, tomemos la dirección correcta (...) Yo espero que logremos en esta ocasión (...) volver a la mesa de la creatividad a seguir configurando un acuerdo único, un acuerdo diferente, ventajoso," dijo en conferencia de prensa.

Pero Brasil no dio marcha atrás y mantuvo su rechazo a conversar antes de la reunión de la OMC en Hong Kong.

"Estamos preocupados en discutir una política de libre comercio en el mundo entero, en la medida en que los países desarrollados renuncien a los subsidios agrícolas (...) que han castigado a los países pobres," dijo el presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva.

"No es oportuno discutir el ALCA en momentos en que está próxima una gran reunión de la Organización Mundial del Comercio (...) A partir de ahí tenemos la oportunidad de quebrar los subsidios," agregó.

Pese a la imposibilidad de llegar a un criterio común Estados Unidos no quiso asumir la cumbre como un fracaso.

"Estados Unidos se siente cómodo sobre las discusiones que hemos tenido," dijo un funcionario del gobierno de George W. Bush. "Llegar a consensos en un cuerpo de este tamaño (...) es a veces una tarea difícil."

Sin embargo, Chávez no perdió la oportunidad de enrostrar a Estados Unidos y su mandatario el pobre resultado de la cumbre.

"El ALCA esta muerto, yo lo ratifico, el ALCA es cadáver," dijo en una conferencia prensa tras concluir la cumbre.

"El gran derrotado hoy, aquí, fue Mr George W. Bush, (...) salió en silencio, derrotado. El hombre iba golpeado," agregó.

ESPERANDO HONG KONG

En diciembre, en Hong Kong, la organización se reunirá con el objetivo de avanzar en un acuerdo para culminar en el 2006 la ronda de Doha de liberalización del comercio, que tiene en la agricultura su mayor obstáculo.

Cada año, las potencias europeas y Estados Unidos destinan miles de millones de dólares a proteger su producción agrícola, lo que en la visión de los países en desarrollo obstruye el libre comercio que pregonan las naciones más ricas.

Tras la falta de consenso en la cumbre interamericana los ojos del contintente estarán ahora fijos en lo que ocurra en la reunión de la OMC.

Dependiendo de sus resultados y de la disposición de los países en posturas antagónicas, las negociaciones para el ALCA podrían reanimarse.

Lagos informó que Colombia se ofreció como sede para que, luego de la reunión de la OMC, los copresidentes de las negociaciones para el ALCA, Estados Unidos y Brasil, tengan un encuentro y convoquen a un reinicio del diálogo para el libre comercio.

Amabas naciones son las encomendadas de llevar adelante y hasta el final las conversaciones para el ALCA.

keywords:
source: Reuters