bilaterals.org logo
bilaterals.org logo
   

Demócratas activan pláticas para llevar el T-MEC a votación

JPEG - 8.8 kb

Por Roberto Morales | 24-9-19

Demócratas activan pláticas para llevar el T-MEC a votación

Esta semana se abrirán diálogos entre la Casa Blanca y un grupo de demócratas de la Cámara de Representantes.

La Representación Comercial de Estados Unidos (USTR, por su sigla en inglés) y un grupo de demócratas de la Cámara de Representantes acordaron intensificar las negociaciones para poner a votación el Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC).

Para ello, se incrementarán durante la presente semana los diálogos entre ambas partes, comentó el viernes el presidente del Comité de Medios y Arbitrios de la Cámara de Representantes, Richard Neal.

En tanto, la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, dijo la semana pasada que los demócratas esperan aprobar el T-MEC, sin dar más detalles al respecto.

Neal lidera el grupo de trabajo asignado por Pelosi para resolver las preocupaciones del Partido Demócrata con respecto al T-MEC.

“Hemos acordado una vez más intensificar hoy las discusiones; tenemos la intención de reunirnos la próxima semana”, comentó Neal a periodistas. “Tendremos una respuesta y esperamos que el embajador tenga una respuesta para nosotros”.

Las preocupaciones de los demócratas se pueden resumir en cuatro puntos: asegurar el cumplimiento (enforcement) de la legislación laboral; fortalecer las reglas de protección al medio ambiente; fortalecer los derechos de los trabajadores y disminuir el periodo de exclusividad para datos de patentes de medicinas biológicas.

“Ahora descubrimos que si se ofrece una fecha, intentaremos suscribirnos por completo, y creo que es justo decir que progresamos nuevamente esta mañana”, agregó.

México, Estados Unidos y Canadá firmaron el T-MEC el 30 de noviembre del 2018. La administración del presidente Donald Trump cumplió el 29 de enero del 2019 con el requisito de proporcionar al Congreso una lista de cambios a la ley de Estados Unidos requerida para implementar el acuerdo.

Sin embargo, el cierre del gobierno retrasó el trabajo en la Comisión de Comercio Internacional sobre los efectos económicos del acuerdo, que se entregó el 19 de abril del 2019.

Luego, con 30 días de anticipación, Trump, el 30 de mayo del 2019, tiene la intención de presentar la legislación de implementación y presentó el proyecto de Declaración de Acción Administrativa requerido (SAA, por su sigla en inglés). Así pues, el T-MEC puede ser el primer acuerdo considerado bajo la Autoridad de Promoción Comercio 2015 (TPA, por su sigla en inglés).

Anteriormente conocida como “vía rápida”, la TPA es la autoridad de tiempo limitado que el Congreso utiliza para establecer objetivos de negociación comercial, establecer requisitos de notificación y consulta, y considerar la implementación de legislación para ciertos acuerdos comerciales recíprocos bajo procedimientos expeditos, siempre que cumplan ciertos requisitos legales.

Propuestas y contrapropuestas

Los nueve demócratas de la Cámara encargados de asegurar los cambios al T-MEC responderán formalmente a la contrapropuesta de Robert Lighthizer esta semana, según Neal.

Lighthizer presentó el 11 de septiembre una contrapropuesta formal al grupo de legisladores demócratas sobre el proceso del proyecto de ley de implementación del T-MEC.

El Congreso adoptó la TPA por motivos pragmáticos para evitar que los procedimientos del Congreso retrasen u obstruyan los proyectos de ley de implementación del comercio. Para asegurar la retención de su autoridad constitucional, el Congreso ha incluido: límites de tiempo en el uso del TPA; la opción para que el Congreso desapruebe una extensión de esos límites si el presidente lo solicita; y dos opciones separadas para que el Congreso niegue la consideración acelerada de un proyecto de ley de implementación si determina que hubo una consulta inadecuada o un progreso inadecuado hacia el logro de los objetivos de negociación.

Extitulares de agricultura presionan
Se extiende cabildeo por el T-MEC

La Asociación Nacional de Departamentos de Estado de Agricultura (NASDA, por su sigla en inglés), siete exsecretarios de Agricultura de Estados Unidos y la Cámara Americana de Comercio han extendido sus acciones de cabildeo a favor del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC).

“Con los agricultores enfrentando uno de los ingresos agrícolas netos más bajos en la última década, el T-MEC crearía mejores oportunidades de exportación y ayudaría a capitalizar plenamente la mayor demanda mundial de productos alimenticios”, dijeron los exsecretarios de Agricultura, en una carta que enviaron el viernes a Nancy Pelosi, líder de la Cámara de Representantes, y a otros líderes del Congreso.

Los exfuncionarios firmantes son: Tom Vilsack (2009-2017), Ed Schafer (2008–2009), Mike Johanns (2005–2007), Ann Veneman (2001–2005), Dan Glickman (1995–2001), Mike Espy (1993–1994) y Secretary John R. Block (1981–1986).

“Además, el T-MEC aumentaría significativamente los ingresos agrícolas y crearía empleos dentro y fuera de las granjas en las comunidades rurales”, añadieron.

Por su parte, la NASDA, que representa a los jefes de los Departamentos de Agricultura en los 50 estados, informó también el viernes que la agricultura estadounidense está “enfrentando incertidumbre en el mercado global y una economía agrícola débil”.

“El Congreso puede proporcionar un impulso muy necesario para los productores agrícolas y las comunidades rurales al poner en vigencia el T-MEC este año”, exhortaron en una carta dirigida igualmente a líderes del Congreso estadounidense.

La Cámara Americana de Comercio destacó que el T-MEC es un acuerdo comercial histórico que preservará y fortalecerá el comercio dentro de América del Norte. La producción agrícola estadounidense supera la demanda interna en 25 por ciento. Además, las exportaciones agrícolas representan 20% de los ingresos agrícolas y respaldan más de 1 millón de empleos. La industria alimentaria y agrícola estadounidense tiene un valor de 1 billón de dólares, 5% del PIB de EU.


 source: El Economista