EEUU: Ley presionaría a Ecuador y Bolivia a negociar TLC

NESTOR IKEDA
Associated Press

12/06/2006

WASHINGTON - Un proyecto de ley para renovar las preferencias comerciales andinas plantea por primera vez condiciones a dos de sus beneficiarios: mientras da a Perú y Colombia una extensión automática, margina a Ecuador y Bolivia a menos que cumplan con requisitos que van contra las políticas de sus respectivos gobiernos.

Las preferencias expiran el 31 de diciembre y si el proyecto es aprobado Perú y Colombia tendrían asegurada la renovación por seis meses —prorrogables por otros seis más—, mientras que Ecuador y Bolivia empezarían a pagar aranceles desde el 1 de enero de 2007 a menos que negocien con Estados Unidos un tratado de libre comercio (TLC) en ese mismo año.

Esta condición plantea un serio dilema a los gobiernos de La Paz y Quito. El presidente boliviano Evo Morales ha dicho que "jamás" firmaría un TLC con Estados Unidos y el presidente electo ecuatoriano Rafael Correa ha expresado lo mismo.

Para Perú y Colombia, en cambio, el año que potencialmente se les concede les serviría para esperar la aprobación de sus TLC con Estados Unidos en el Congreso de Washington y adecuar sus legislaciones a su nueva realidad comercial.

Los cuatro países han estado colocando libremente en el mercado estadounidense desde 1991 miles de productos que a su vez han generado miles de empleos. En su primera renovación en 2001, Estados Unidos no puso precondición alguna y fueron extendidas por cinco años más.

La eliminación de las preferencias perjudicaría enormemente a los cuatro país, por lo que sus gobiernos enviaron representantes a Washington para gestionar una extensión sin condiciones por lo menos por dos años más.

El nuevo proyecto es promovido por Bill Thomas, presidente del Comité de Medios y Arbitrios de la Cámara de Representantes. Fue anunciado el martes por la noche, horas después de una intervención de la secretaria de Estado Condoleezza Rice a través de una carta al legislador republicano.

Rice pidió solamente la extensión de las preferencias debido a que la incertidumbre en torno a su renovación estaba ya generando pérdidas a los cuatro países andinos, tradicionales aliados de Estados Unidos en la lucha contra las drogas, cuya campaña motivó justamente su creación la década pasada.

Coincidentemente con el pronunciamiento de Rice, el senador demócrata Tom Harkim, quien el próximo año presidirá el Comité de Agricultura, dijo que si las preferencias andinas no son aprobadas en la actual legislatura serán retomadas en 2007 y se extenderían a toda Latinoamérica.

"Algunos de nosotros (los demócratas) pensamos que debemos tener más preferencias para nuestros vecinos de Latinoamérica", dijo. "Lo que estamos haciendo (sólo con los países andinos) no es correcto".

Thomas no dijo si su proyecto sería sometido a discusión en su comité y luego en el plenario cameral antes de la Navidad, en que el Congreso entrará en un receso de fin de año para retornar en enero. En el nuevo Congreso, los demócratas serán mayoría.

Fuentes allegadas a su oficina dijeron, sin embargo, el miércoles que se estudiaba la posibilidad de pasarlo directamente al plenario cameral, una gestión que es posible en casos de interés nacional, y someterlo a votación expeditiva.

Ecuador ha estado colocando productos por unos 1.000 millones de dólares al año en Estados Unidos con empresas que han generado por lo menos 100.000 empleos. Bolivia, a su vez, lo ha hecho por unos 200 millones de dólares, la mitad de sus ventas totales a Estados Unidos, y generado unos 80.000 empleos.

El proyecto de Thomas estipula que, para que se les preservan las preferencias, los dos deberán negociar en 2007 "acuerdos de promoción comercial", que es el nombre dado en Estados Unidos a los TLC ya cerrados con Perú y Colombia.

Si no negocian, Ecuador y Bolivia perderían las preferencias definitivamente desde el 1 de enero de 2007. Pero, si negocian los TLC —que harían permanentes las preferencias arancelarias—, Estados Unidos les devolvería los aranceles pagados.

Si cambiaran de parecer, para Ecuador resultaría mucho más fácil el proceso que para Bolivia.

Ecuador estuvo a punto de cerrar un TLC con Estados Unidos en mayo, pero las negociaciones se detuvieron debido al trato que el gobierno ecuatoriano dio a varias empresas estadounidense por presuntas violaciones de contrato.

Bolivia, si bien ha estado como observador en el proceso desde que Estados Unidos empezó la negociación con Perú, Colombia y Ecuador en mayo de 2004, nunca ha iniciado una negociación formal.

Perú fue el primero en separarse del grupo y cerró sus negociaciones de TLC en diciembre de 2005. Colombia hizo lo propio y concluyó el proceso en marzo siguiente.

Thomas le ha denominado a su proyecto "Ley de puente andino a una sociedad comercial recíproca" (ABRTPA o Andean Bridge to a Reciprocal Trade Partnership Act).

keywords:
source: El Nuevo Herald