El fracaso de imponer el ALCA en la reunión, nocaut a Bush, afirma Chávez

Buenos Aires, 6 de noviembre 2005.

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, definió este domingo como una derrota "por nocaut fulminante" al mandatario George W. Bush, su intención de imponer el Area de Libre Comercio de las Américas (ALCA) a los países de la región en la declaración final de la cuarta Cumbre de las Américas.

"Siento el sabor de la miel de la victoria", dijo Chávez a la prensa al llegar al Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), en Balcarce, a 400 kilómetros al sur de la capital federal y a 65 de Mar del Plata, donde viernes y sábado pasados participó en la reunión de mandatarios americanos.

"El imperio quiso intimidarnos", enfatizó Chávez, quien pronosticó que el rechazo de cinco países sudamericanos (Mercosur más Venezuela) al ALCA, que quedó signado en la declaración final de la cumbre, marcará "un antes y un después en la historia de Sudamérica".

Chávez llegó al mediodía a Balcarce con el ministro argentino de Planificación, Julio De Vido, al volante de una camioneta de doble tracción desde Mar del Plata, en un trayecto que acompañó un helicóptero de seguridad.

Visitó las instalaciones del INTA luego de un acuerdo con Argentina para el intercambio de ingeniería agropecuaria.

Chávez logró en Mar del Plata su objetivo de mantenerse como un abanderado anti-ALCA, aunque al final de la cumbre terminó aceptando con "concesiones" una declaración que mencionó el acuerdo de libre comercio hemisférico, cuyo entierro había anticipado.

No obstante, se dijo satisfecho por el documento final que reflejó las disidencias entre 34 países de América en asuntos de comercio, lo que demostró que "hoy el gran derrotado fue míster Bush", quien -aseguró- impulsó la inclusión del tema del ALCA en la cumbre.

"Este tema no iba a entrar en la cumbre y no sabíamos por dónde iba a saltar la liebre, y saltó por Panamá" en una propuesta que se refería a un "ALCA equilibrado y comprensivo; es como si habláramos de un asesino equilibrado y comprensivo", contó Chávez sobre el largo debate que calificó de "inédito, intenso, profundo y franco".

Reveló que al final se aceptó una propuesta muy cercana a la presentada por el presidente uruguayo, Tabaré Vázquez, en nombre del Mercosur (Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay), donde quedaron plasmadas las diferencias de posiciones en la región "y que "Venezuela apoyó cediendo en algunos puntos, en la forma, pero aceptándola al fin".

"Cuando expusimos nuestra oposición a la forma de incluir el tema del libre comercio a los gobiernos de Estados Unidos y Canadá se les cayó la máscara, y pretendían que bajo presión y chantaje aprobáramos algo que no queríamos", comentó.

En su punto 19, la declaración final recoge las dos posiciones en torno a las negociaciones de libre comercio. La primera, con la aprobación de 29 países, entre ellos EU y México, pretende reanudar el estancado proceso de integración comercial en 2006.

Chávez aplaudió la actitud crítica del presidente de Argentina, Néstor Kirchner, hacia EU y el FMI, con la pasión de estar en un mismo equipo.

keywords:
source: La Jornada