bilaterals.org logo
bilaterals.org logo
   

¿En qué perjudica a El Salvador el TLC suscrito con EE.UU.?

JPEG - 111 kb

Por TeleSUR | 1-3-19

¿En qué perjudica a El Salvador el TLC suscrito con EE.UU.?

Tras 12 años el TLC entre EE.UU. y El Salvador aún está vigente, con numerosas críticas y opiniones desfavorables, tanto dentro de los países que suscribieron el acuerdo.

El Tratado de Libre Comercio entre Estados Unidos (EE.UU.), Centroamérica y República Dominicana (TLC), con sus numerosos adeptos y detractores, cumple este viernes 12 años de su ratificación.

Surgido oficialmente el 28 de febrero de 2006, El Salvador fue el primer Estado en suscribirse. El TLC es un tratado que tiene como objetivo la creación de una zona de libre comercio entre los países firmantes.

Tras 12 años el TLC, también llamado CAFTA-DR por su sigla en inglés, aún está vigente con numerosas críticas y opiniones desfavorables, tanto dentro de los países que suscribieron el acuerdo, como de aquellos entes externos que no forman parte de él junto a organismos y agrupaciones internacionales.

Implicaciones negativas

En teoría, el acuerdo implica la exportación de alimentos, azúcar y etanol, principalmente. Entre sus principales objetivos aparece la creación de puestos de trabajo, lucha contra la pobreza y garantizar el acceso de los productos en condiciones favorables. Igualmente plantea ventajas para consumidores y productores exportadores, así como también tiene incidencia en asuntos ecológicos.

Sin embargo, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) asegura que el TLC no brinda "soluciones efectivas para los problemas centroamericanos", siendo únicamente una "herramienta económica", de control por parte de EE.UU.

Asimismo, los principales detractores del acuerdo afirman que las empresas centroamericanas no tienen oportunidades de competir con las estadounidenses, así como tampoco los productos centroamericanos, los cuales no pueden competir con los precios y la calidad de EE.UU., lo que lleva a la bancarrota a agricultores y pequeños productores, esto deriva en un crecimiento exponencial del desempleo.

También existe un sentimiento generalizado, entre ambas partes, de que el acuerdo puede reportar mayores y mejores beneficios con los que cuenta actualmente.

La dependencia comercial de El Salvador respecto a EE.UU. se ha incrementado notablemente a partir de 2006, lo cual está determinado por un débil crecimiento de las exportaciones frente al notorio crecimiento de las importaciones procedentes de ese país.

De esta manera, EE.UU. ha sido el principal beneficiado desde la vigencia del tratado. Las ventas a El Salvador en 2015 ascendieron a 4.908 millones de dólares, equivalente a 97,8 por ciento de aumento, mientras que las ventas del país centroamericano a EE.UU. solo tuvieron un incremento de un 42 por ciento, pasando de 1.809 millones de dólares en 2005 a 2.563 millones de dólares en 2015.

Antes de la vigencia del acuerdo comercial, Estados Unidos ya vendía 2.481 millones de dólares a El Salvador.


 source: TeleSUR