IIRSA: Iniciativa para la económía agroexportadora

IIRSA: Iniciativa para la económía agroexportadora

por Andrés Claudio Mogni

Hace cerca de siete años, instituciones como el BID (Banco Interamericano de Desarrollo), la CAF (Corporación Andina de Fomento y el Fonplata; diseñaron un plan para desarrollar una red integrada de transporte, energía y comunicaciones que vinculase los principales corredores de América del Sur. Esto fue planteado en la Reunión de Presidentes de América del Sur y aprobado. Así surgió IIRSA, la Iniciativa para la Infraestructura Regional de Sudamérica.

Para llevar a cabo este plan, se definieron más de 40 megaproyectos y centenares de proyectos menores de mejoramiento de infraestructura. En el año 2002 un informe de la CAF señalaba que más de 60 de ellos estaba en marcha. [1]

IIRSA se subdivide en varios ejes: Andino, Andino del Sur, de Capricornio, de la Hidrovía Paraguay-Paraná, del Amazonas, del Escudo Guayanés, del Sur, Interoceánico, Central, del Mercosur-Chile y Perú-Brasil-Bolivia. [2]

¿Para qué se integra?

Toda integración debne tener un objetivo y ese objetivo se descubre teniendo en cuenta el rol histórico y presente de Sudamérica.

En ambos roles Sudamérica es valorizada sobre la base de los siguientes recursos: hidrocarburos, minerales metalíferos, suelos, biodiversidad y agua. Todos tienen un punto en común: son recursos naturales en un momento en que su extracción ha dado un salto cuantitativo. Décadas atrás, por ejemplo en minerales e hidrocarburos, había países exportadores y países "de reserva". En la actualidad, muchas regiones están entrando de lleno como productoras de materias primas para el mercado mundial: minería en la Argentina, forestación en Uruguay, expansión del complejo soja en llanuras tropicales y subtropicales, por citar tres ejemplos. Por su parte, la biodiversidad y el agua han ingresado bajo el concepto de "mercancía" y Sudamérica es un continente con la Amazonia y el Piedemonte Andino-Amazónico, con la mayor reserva de biodiversidad y con el Acuífero Guaraní como la reserva de agua subterránea renovable más importante del mundo.

Si bien IIRSA en sus objetivos plantea la definición de ejes de desarrollo, no se aprecia que Sudamérica pueda elevarse de la exportación de materias primas, creando nuevas zonas industriales o desarrollando una industria que no sea más de un mínimo procesamiento de productos primarios como la producción de aceite de soja, biocombustibles, pasta de papel o molienda mineral.

Se puede concluir que IIRSA es la forma de brindar una infraestructura al modelo integral de explotación y exportación de los recursos, superando el esquema de redes que conectan producción con puertos. Ahora, en la era de la multilateralidad, deben combinarse las regiones trascendiendo los límites nacionales y uniendo los distintos hinterland para asegurar una mayor eficiencia al transportar un flujo sostenido, reduciendo los costos.

Cuando se habla de reducción de costos, no se refiere a los costos para las economías sudamericanas. IIRSA tiene un costo para su primera generación de actividades de 23.500 millones de dólares, [3] que se engrosará a las ya voluminosas deudas de los países del continente y, dada la estrecha relación del BID con el FMI, no se pueden esperan buenas condiciones de pago.

Cabe una última cuestión: en ninguno de los pasos que conforman la materialización de IIRSA tuvo participación la sociedad civil, ni siquiera informativa. Se trata, como la deuda externa y el modelo vigente, de algo consensuado por gobiernos e instituciones financieras. Sólo con observar los intereses que se encuentran tras ellos, puede comprenderse quienes serán beneficiados y perjudicados.

Footnotes:

[1Amazonia: IIRSA va a lo grande, a la búsqueda de negocios. En WRM, Boletín nº11, Octubre 2006

source: