Panamá impone su ritmo en negociación de TLC

Panamá impone su ritmo en negociación de TLC
Hitler Cigarruista
Capital Financiero
14 de junio 2004

A pesar de registrarse avances en materia de texto normativo, ningún capítulo ha sido cerrado.

Los Ángeles, Estados Unidos. Panamá logró superar el round de estudio y empezar a contragolpear imponiendo su propia agenda durante la segunda ronda de negociaciones para el establecimiento de un Tratado de Libre Comercio (TLC) con Estados Unidos al lograr que ese país reconociera el carácter bilateral del acuerdo.

En su defensa, también logró que la nación norteña escuchase su pretensión de acceder al mercado de servicios marítimos y acceder a discutir una mejora en su oferta de acceso a mercado.

Y es que aún cuando Estados Unidos "golpeó primero", al presentar una agresiva propuesta de acceso a mercado en lo referente a bienes industriales y agropecuarios, el mantener fuera de la mesa de negociación algunos temas de vital interés para los norteamericanos y la firme decisión de exigir la exclusión del TLC a los productos agropecuarios más sensitivos permitió que Panamá saliera ileso y en buenas condiciones para enfrentar el "tercer round", a celebrarse del 12 al 16 de julio en su propio terreno.

Los avances de la ronda

Las primeras reuniones fueron consideradas como muy "positivas" por la jefa de negociación del Ministerio de Comercio e Industrias, Diana Salazar, pues Estados Unidos reconoció la bilateralidad de este proceso de negociación, aun cuando se acordó utilizar la última versión del Tratado de Libre Comercio de Centroamérica (Cafta, por sus siglas en inglés) como base de la discusión.

Además se registraron importantes avances en el intercambio de propuestas en materia de política de competencia, transparencia, propiedad intelectual, comercio electrónico y salvaguardas comerciales, así como en lo referente al sector industrial y los servicios financieros. (ver cuadro: Avances alcanzados en la segunda ronda de negociación).

Sin embargo, el proceso comenzó a convertirse en un tinglado cuando ambas partes pusieron sobre la mesa sus aspiraciones en materia de acceso a mercado en el sector industrial, así como en los referente a servicios financieros, servicios marítimos y portuarios.

Esto sin mencionar profundas diferencias en lo referente a propiedad intelectual, reglas de origen y normas sanitarias.

Los primeros golpes panameños

La propuesta industrial norteamericana plantea la exigencia de una apertura inmediata del 90% del universo arancelario y el interés de mantener el mismo patrón del Cafta, donde no se colocó ningún producto industrial en desgravación de más de 10 años, ni tampoco se otorgaron períodos de gracia, sino más bien productos con desgravación no lineal. (ver cuadro Principales planteamientos de Panamá.).

En materia marítima fueron los negociadores panameños los que solicitaron acceso inmediato al mercado norteamericano, lo cual se traduce en establecer un arancel mínimo que permita la eliminación de la penalización del 50% sobre el costo de reparación de naves establecida en la llamada Legislación Jones, así como calificar a Panamá como "puerto distante" para permitir la partida de cruceros desde el territorio istmeño y permitir a los barcos de bandera panameña el movimiento de carga entre los puertos norteamericanos. (ver cuadro Principales planteamientos de EE.UU.).

A pesar de que el tema todavía no ha sido integrado a la agenda de negociación, la propia jefa de negociación norteamericana, Regina Vargo, solicitó una "amplia explicación de la propuesta" panameña, hecho calificado como "sumamente positivo" para Panamá por el vice ministro de Comercio Exterior, Romel Adames.

Estados Unidos amarra

Durante las negociaciones los norteamericanos pretendieron de desarticular el sistema panameño de registro de patentes, propiedad intelectual y registro de marcas, mediante la adhesión del país a la Organización Mundial de Patentes, algo que a juicio de representantes del sector empresarial panameño podría impedir el acceso de los empresarios a nuevas tecnologías y limitaría sus posibilidades de competencia con sus homólogos norteamericanos.

Mientras, en la discusión de los temas laborales los norteamericanos cuestionaron la supuesta falta de libertades sindicales existentes en Panamá, la violación de acuerdos internacionales en materia de derecho a huelga (especialmente en el sector público y la Autoridad del Canal) y la existencia de contratos temporales de trabajo.

La pelea sube de ritmo

Sin embargo, el punto crítico de esta segunda ronda se registró cuando ambos países hicieron públicas sus aspiraciones de acceso al mercado del sector agropecuario; especialmente, debido que la propuesta de los Estados Unidos no sólo busca un acceso inmediato al mercado panameños en rubros sensitivos como leche, carne de aves, res y cerdo, maíz, arroz, entre otros, sino también porque pretende proteger a sus productores impidiendo a los panameños el acceso inmediato en azúcar, chocolate, café y helados.

La primera en protestar fue la jefa de negociación estadounidense, Regina Vargo, quien advirtió a su contraparte panameña que aunque su país es consciente de la sensitividad del sector agrícola panameño, el tema de las exclusiones es "complicado y siempre ha sido de gran controversia en los acuerdos firmados anteriormente con otros países".

En este sentido, aclaró que existen "otros mecanismos que servirán para ayudar a los sectores sensibles a ajustarse a la competencia de una apertura comercial como las cuotas de importación y plazos más largos de desgravación".

El balance del sector privado

Este logro fue recibido con satisfacción por parte de los representantes de los principales gremios de productores agropecuarios, quienes como buena "barra" consideran que el mismo es producto de la unidad del sector y de la transparencia con que funcionó el "cuarto adjunto" durante la segunda ronda de negociaciones del TLC con Estados Unidos, tal y como lo expresó el presidente de la Asociación Nacional de Ganaderos (ANAGAN), Algis Barrios.

Por su parte, Denis Miranda, presidente de la Asociación de Productores de Arroz de la provincia de Chiriquí (APACH), agregó que sin duda el intercambio de solicitudes de mejora de lista y la discusión del problema agropecuario es, además, el resultado de la decisión de los negociadores panameños de mantener fuera de la mesa de conversación aquellos temas que son de vital interés para los norteamericanos, es decir, de un "buen tren de pelea".

Hay que mejorar condiciones

En este sentido, varias asociaciones de productores agropecuarios estudian la posibilidad de mover sus posiciones sobre el tinglado y no limitarse a exigir la exclusión de sus rubros del TLC, aceptando la posibilidad de permitir acceso libre o cuotas de importación y exportación, siempre y cuando no perjudiquen la producción nacional.

Los primeros en mostrar su disposición a moverse fueron los productores de azúcar, los cuales de acuerdo al empresario Ricardo Martinelli vienen exigiendo a los Estados Unidos una apertura inmediata de ambos mercados, aunque no descartan la posibilidad de acceder a un acuerdo si los norteamericanos le otorgan a Panamá una cuota superior a la que le reconocen en la Iniciativa para la Cuenca del Caribe.

Otros rubros que también podrán ceder en sus posiciones son el lechero, el maíz, pero no así los ganaderos, arroceros y molineros.

La oposición apenas opina

En tanto, el delegado del presidente electo, Martín Torrijos, en el proceso de negociación del TLC, Alejandro Ferrer, consideró positivo que los negociadores panameños hayan excluido de las conversaciones el tema de la ampliación del Canal y que no hayan declarado cerrado ningún capítulo del texto normativo, por considerar que esa es la única forma de lograr un acuerdo que garantice la supervivencia del sector agropecuario y otras áreas sensibles de la economía nacional.

La tercera ronda

Finalmente, el Ministro de Comercio e Industrias, Joaquín Jácome, advirtió claramente que aún cuando hay avances en materia de texto normativo y que la discusión de algunos temas podría concluir en la tercera ronda de negociaciones, como bienes industriales, inversiones, servicios financieros, servicios y reglas de origen, para Panamá ningún capítulo del TLC estará cerrado hasta que se firme el documento final.


Avances alcanzados en la segunda ronda de negociación del TLC

- Se acordó utilizar el TLC entre Estados Unidos y los países de Centroamérica, conocido como Cafta, como base de la discusión, pero ambas partes reconocieron que la negociación es definitivamente bilateral.

- Se continuó la discusión en materia de texto normativo, logrando acuerdos substanciales en temas como reglas de origen, transparencia, servicios financieros, inversión, medio ambiente y compras gubernamentales.

- Ambos países presentaron sus propuestas de acceso a mercado y sostuvieron un profundo intercambio sobre su oferta en el sector agropecuario, exponiendo en detalle sus expectativas y sensibilidades.

- Estados Unidos reconoció la necesidad de otorgar a Panamá algunos mecanismos protección materia de acceso a mercado en el tema agropecuario a pesar de advertir que es muy para ellos es "complicado" acordar alguna exclusión.

- Ambos países han intercambiado opiniones sobre la posibilidad de incluir en los anexos del TLC un capítulo referente a los servicios marítimo y portuarios.

- Se discutieron temas como el respeto al medio ambiente y los derechos laborales, los cuales forman parte de la negociación a solicitud de los Estados Unidos.

Principales planteamientos de Estados Unidos en materia de acceso a mercado

- Acceso inmediato a servicios profesionales, especialmente en el ejercicio de profesiones como derecho y contabilidad

- Libre acceso al mercado de reaseguros y a la practica del corretaje de seguros y ajuste de reclamos.

- Exigió la apertura inmediata en el 90% por ciento del universo arancelario en el sector industrial y rechazó otorgar un plazo mayo de desgrvación de 10 años a ningún producto.

- Pretende lograr la exoneración del pago del Impuesto de Transferencia de Bienes y Muebles (ITBM) para todos sus productos y servicios.

- La eliminación del acceso a mercado estadounidense, libre de impuestos y aranceles, que se ha otorgado a Panamá de forma unilateral a través de la Iniciativa para la Cuenca del Caribe.

- Apertura inmediata en algunos productos sensitivos para Panamá como leche, carne de aves, res y cerdo, así como en maíz y arroz, entre otros.

- Proteger a sus productores impidiendo a los panameños el acceso inmediato en azúcar, chocolate, café y helados a través del otorgamiento de cuotas de importación o el establecimiento de diversos plazos de desgravación arancelaria.

Principales planteamientos de Panamá en materia de acceso a mercado

- Solicitar acceso inmediato acceso libre al mercado norteamericano en materia de servicios financieros y telecomunicaciones.

- Exigir acceso inmediato al mercado de servicios marítimos y portuarios transformando la penalización del 50% sobre el costo de reparación de barcos establecida en la legislación Jones (Jones Act) por un arancel mucho menor.

- Lograr el reconocimiento del país como "puerto distante" o "home port", para incrementar su participación en el circuito de cruceros.

- Consolidar y mejorar los accesos a mercado en materia de bienes industriales reconocidos a Panamá por Estados Unidos a través de la Iniciativa para la Cuenca del Caribe.

- Apertura inmediata del mercado azucarero entre ambos países.

- Excluir del acuerdo 16 rubros agropecuarios considerados como sensitivos, de manera que mantengan los niveles de protección arancelaria establecidos en los acuerdos de la Organización Mundial de Comercio.

- Establecer normas de origen que impidan la triangulación de productos agropecuarios como la carne de res, pollo y cerdo.

- Eliminar aquellas normas sanitarias que han constituido una barrera no arancelaria e impedido a Panamá enviar.

- Temas vitales pendientes para la tercera ronda de negociaciones del TLC.

- La propuesta de Estados Unidos para que Panamá se adhiera a la Organización Mundial de Propiedad Intelectual.

- Las normas de origen y el régimen sanitario que se aplicarán en materia agropecuaria.

- La pretensión de Panamá de incluir un capitulo marítimo entre las propuestas de acceso a mercado.

- La pretensión de Estados Unidos de incluir las obras de ampliación de Canal en el capítulo de compras gubernamentales.

- Definición de las canastas de desgravación arancelaria que se aplicarán en materia de acceso a mercado.

- La discusión de las propuestas de acceso a mercado, particularmente en sectores como el industrial y el agropecuario, en los cuales existen profundas diferencias entre ambos países.

- La aspiración de Estados Unidos de dejar fuera de la agenda de discusión del TLC el tema de los subsidios a la producción y exportación de bienes agropecuarios, dejando esta materia para una negocación bilateral en la Organización Mundial del Comercio.

- La necesidad de consolidar dentro del TLC todas las ventajas que en materia de acceso a mercado Estados Unidos le reconoce actualmente a Panamá a través de la Iniciativa para la Cuenca del Caribe.

keywords: