CAFTA: En caída

A excepción de Nicaragua, toda Centroamérica, incluido El Salvador, presentó cifras negativas de exportación a Estados Unidos durante 2006, tanto como región CAFTA como países individuales.

Mientras los asiáticos aumentaron sus ventas de ropa al mercado estadounidense, El Salvador redujo su monto de exportación (en dinero) en 12.95%, y un 17% si se habla de volúmenes enviados, de acuerdo con el Departamento de Comercio de Estados Unidos.

A pesar de los números rojos, privados y Gobierno insisten en que la solución es reconvertir las empresas al paquete completo para aprovechar aún más el acuerdo comercial y valerse de la cercanía con el norte para que la baja en las ventas se detenga este año. Otro de los retos es lograr credibilidad en el sistema financiero.

El paquete completo, que tomó impulso con el CAFTA, incluye no solo el proceso de cortar, pegar y teñir la tela, sino el de agregar otros insumos como cajas, bolsas, botones y más. Sin embargo, solo entre el 35% y 40% de las empresas de textil y confección en el país emplean paquete completo.

Luis Gadala María, de la Asociación Salvadoreña de la Industria de la Confección (ASIC), puntualiza: “Si no hubiera habido CAFTA, la eliminación de cuotas en 2005 hubiera creado un caos mayor. El CAFTA no ha sido tan exitoso porque tuvo al mismo tiempo del otro lado la eliminación de las cuotas en China, pero sin el CAFTA, esto hubiera sido una catástrofe”.

La ministra de Economía, Yolanda de Gavidia, subraya también que aun con los números rojos, sin el CAFTA, la industria estuviera perdida. “Es importante decir que el CAFTA contribuyó a frenar el impacto que se prevía sin tener el tratado comercial”, afirmó.

“El hecho de que se eliminaron las cuotas en China y la entrada en vigor del CAFTA (simultánea) hizo que durante ese tiempo muchas empresas tuvieran que cambiar su esquema de venta y producción para tratar de ofrecer más valor agregado. Las empresas se han ido transformando de lo que es pura maquila al paquete completo”, agrega Roberto Ávila, director general de la zona franca Miramar.

Con la entrada de China a la Organización Mundial del Comercio (OMC) en 2005, sus ventas por ropa, textiles e insumos de confección a Estados Unidos subieron 54% de 2004 a 2005. Así robó mercado a la confección de maquila simple que El Salvador estaba acostumbrado a brindar.

Rigoberto Monge, de la Oficina de Apoyo al Sector Productivo (ODASP), es optimista y señala que las empresas que se adaptaron a las reglas del CAFTA han ido mejorando niveles de competitividad. “La maquila que sí cumple paquete completo tiene resultados bien negritos”, detalló.
Nicaragua sigue arriba

La otra crítica que ha dado vueltas en el sector es que no se negoció tarifas de acceso preferencial para telas de terceros países (TPL, en inglés) en el acuerdo, para mejorar la cadena productiva.

Nicaragua puede importar hasta 100 millones de metros cuadrados anuales de cualquier país del mundo, y tiene 10 años de plazo para convertir su maquila confeccionista a paquete completo. Sus ventas a EUA aumentaron 23% en 2006 con respecto a 2005.

“Se hizo todo el intento por lograrlo (el TPL), lo que pasa es que había una contraparte que estuvo fuerte. EL CAFTA solo pasó por dos votos en el Congreso, cualquier condición más fuerte podía haber evitado que pasara”, explicó Gadala María.

De Gavidia añade: “El salario es incluso mucho menor de lo que se paga aquí”. Ella señaló que muchas maquilas de acá se han trasladado para allá (Nicaragua).
Cercanía y moda

Horas de distancia con Estados Unidos y la rápida capacidad de reabastecimiento son los factores que permiten y permitirán a futuro la sobrevivencia de la confección y textiles salvadoreños.

Nancy Charles-Parker, consejera comercial de la Embajada de Estados Unidos, destacó que su país está dispuesto a pagar con tal de tener mercadería a tiempo y rápido. “China puede fabricar ropa más barata; pero si lo vemos como importadores de ropa, es que como están tan cerca, si de acá puede llegar en punto, a tiempo, estoy dispuesto a pagar más para tenerlo a tiempo”, dijo.

Arturo Condo, del INCAE, expone que hay que apostarle a la industria de moda. “Hay que apostarle a los productos de moda... Podríamos recibir una orden, traer la tela donde esté, cortarla y empacarla y estar en una semana en Estados Unidos”, reforzó.

Productos hacia EUA en caída

Según la Oficina de Textiles y Ropa de EUA, en breve, las principales mercancías en caída han sido:

Hilazas caen 93.09% de 2005 a 2006. Le siguen hilazas de algodón en variedades, con 91% y 95% en ventas de volumen hacia EUA.

También baja en 66% la exportación de brasieres, y la de pijamas, en 64%. Blusas de mujer finas de lanas no se exportaron en absoluto.

Los abrigos de lana tienen una reducción del 69% con respecto de 2005. Bajaron un 90% los envíos de abrigos de diferentes materiales.

También se redujo en 91% el envío de telas hechas de algodón o de fibras naturales, y en 60% bajó la exportación de faldas de algodón.