Costa Rica: Ante la ofensiva de la derecha contra las instituciones públicas y los trabajadores

Costa Rica: Ante la ofensiva de la derecha contra las instituciones públicas y los trabajadores

Por Juan Félix Montero, 14-9-15

JPEG - 79.5 kb

Sí, estoy comenzando a preocuparme por el rumbo que pueden tomar las cosas en este país. Este 11 de setiembre fue conmemorado por la gran prensa el atentado a las torres gemelas. Pero además de eso y muy en particular, yo recordé esta fecha por el golpe de Estado al presidente constitucional de Chile, Salvador Allende, perpetrado por militares fascistas con el apoyo de la embajada de EEUU y Henry Kissinger.

En CNN concentraron sus ediciones en dos aspectos: 1- Victimizar a Leopoldo López por la condena que le impusieron los tribunales venezolanos y 2- Reiterar los refritos por el atentado contra el World Trade Center, justificando la llamada guerra al terrorismo y en consecuencia la invasión estadounidense a un largo rosario de países, guerras aún en proceso. Yo me quedé esperando igual tratamiento a los antecedentes y consecuencia del golpe de Estado contra el presidente mártir Salvador Allende.

Hace pocos días fue destituido el presidente derechista guatemalteco Pérez Molina, destitución que contó con el apoyo de la gran prensa y la “embajada americana” y gigantescas manifestaciones. Curiosamente no hubo detenidos, ni torturados, y mucho menos ametrallamientos masivos. ¿Por qué ya no les servía Pérez Molina a los EEUU y a la oligarquía guatemalteca?

Me ha venido llamando la atención los esfuerzos por convencer a los costarricenses que el gobierno de LGSR es un gobierno de izquierda y por hacerlo fracasar. Así podrán en la próxima campaña decir:-Vean ustedes, el fracaso de la izquierda como gobierno!!!Y todos sabemos que este gobierno no es de izquierda, ni por asomo, es un desprendimiento del PLN y el PUSC. Las pocas veces que intentaron hacer alguna cosa distinta con algunos ribetes de CAMBIO, inmediatamente fueron abortadas con los calificativos de “proyectos chavistas”.

Es casi un axioma cómo las llamadas “clases” medias” son manipuladas para realizar manifestaciones en aras de cambios violentos, anticonstitucionales, golpistas, en la gran mayoría de los casos de corte fascista. Esta receta se ha repetido como una constante, con éxito, en Honduras y Paraguay. Sin éxito o éxito relativo en Venezuela, Bolivia, Ecuador, Argentina, Brasil.

La convocatoria que algunas personas están haciendo para el 26 de setiembre en el Paseo Colón, con vestidos blancos, en contra de los sindicatos y en consecuencia contra los trabajadores y las instituciones públicas, se coordina sospechosamente con la campaña sostenida, con la conducción coordinada de los principales medios de comunicación del país, para demonizar los sindicatos y a los empleados públicos, la cual ha sido implacable en las últimas semanas.

Quienes ya tenemos cierto recorrido en estas lides, no nos cuesta mucho identificar como, detrás de esta campaña estigmatizadora, se oculta la intención de oscuras fuerzas, de una nueva caminada para la profundización del modelo neoliberal, implantado progresivamente desde hace treinta y cinco años, pese a la resistencia popular.

Los PAES, el COMBO y el TLC, han sido pasos en esa dirección, pero aún insuficientes para sus apetitos y sus metas. Meter a Costa Rica en la Alianza Pacífico, en el TISA (convenio que abriría nuevos espacios para la privatización de los servicios públicos) sería el siguiente paso y en esa misma dirección se enmarca el jugoso negocio que significaría para las transnacionales y sus socios locales, la privatización de la importación y distribución de combustibles, hoy en manos de RECOPE, empresa estatal, la más grande empresa de Centroamérica.

Que no nos sorprendan por ingenuos, por incautos, apartémonos de toda candidez, los enemigos del pueblo utilizan los más sofisticados métodos de manipulación. Nos damos por enterados.

(*) Juan Félix Montero es Educador
jfxmontero@gmail.com

source: El País