Costa Rica: Contra el TLC

Vinicio Chacón (SEMANARIO UNIVERSIDAD)

El Frente es una iniciativa que agrupa a organizaciones muy diversas provenientes de sectores ambientales, sindicales, campesinos, académicos, artísticos y culturales. La proclama fue presentada el pasado 8 de febrero en la Asamblea Legislativa y en ella se reafirmó la convocatoria para la marcha del próximo 26 de febrero, denominada ’Jornada Cívica Nacional: Un Día Por la Patria’.

Respecto de la coyuntura que enfrenta al país, Chen Apuy manifestó estar ’profundamente preocupada, porque los diputados del gobierno y los que están dispuestos a votar a favor del TLC están empecinados en pasarlo, aún cuando hay muchísimos elementos en contra; más de uno ni siquiera lo ha estudiado’. Añadió que ’no veo cómo un costarricense de verdad puede aceptar algo que va a ser tan dañino. Pareciera que detrás hay intereses no sé de qué tipo’.

’Hay dinero para hacer una campaña mentirosa y los grandes medios se hacen eco. Considero que la actitud de los académicos de las universidades públicas es muy digna para la historia, pase lo que pase’, señaló Chen Apuy.

La escritora, quien a lo largo de los años ha destacado por ser un verdadero puente de entendimiento entre Oriente y Occidente, así como por sus escritos reflexivos y críticos, expresó que ’el TLC va a hundir al país; lo que viene es muy malo y el gobierno y los diputados no quieren escuchar. Están empecinados y el gobierno de Arias no contesta las cartas que se le envían. ¿Qué podemos esperar de una actitud intransigente? Todo esto me genera una profunda preocupación y no quiero vaticinar nada’.

Sobre el Frente Nacional de Apoyo a la Lucha Contra el TLC, Chen Apuy comentó con indignación que ’es una mentira que se trate de un movimiento de sindicatos, se trata de la población civil, universidades, pequeños y medianos agricultores y muchos sectores, es demasiado para que no se den cuenta’.

Fiel a su pensamiento reflexivo, dijo: ’¿Para quién gobierna este presidente Arias? No es para todos los costarricenses. Pocas veces en mi vida, que ha sido larga, he visto cosa igual. Aprobar el TLC es desmembrar el ICE, al INS y destruir todo lo bueno que Costa Rica construyó, todo lo que ha sido. Sólo por ignorancia puede ser que un costarricense de conciencia apoye el TLC. Por honestidad intelectual no se puede estar de acuerdo’.

El texto de la Proclama hace un recorrido histórico del pueblo costarricense en su defensa de la soberanía y los valores democráticos. Así, inicia con la Campaña Nacional cuando ’nuestros abuelos, labriegos sencillos, supieron responder al llamado de don Juanito Mora para ir a enfrentar las tropas mercenarias de William Walker’. Recuerda también la jornada del 7 de noviembre de 1887, en la que el pueblo costarricense ’lleno de ese mismo espíritu de amor y de resistencia, se lanzó a las calles para evitar que el sector gobiernista se impusiera a la voluntad popular’.

El texto también recuerda las luchas sociales de los años 30 y 40, la Guerra Civil de 1948, más recientemente la lucha contra los Programas de Ajuste Estructural (PAE I, II y III) y el movimiento social en contra del llamado Combo del ICE, en el año 2000.

La Proclama subraya que ’la Patria nuevamente nos convoca. El Tratado de Libre Comercio con los Estados Unidos de América se cierne amenazante sobre nuestra soberanía, sobre los derechos económicos, sociales y laborales conquistados durante casi 200 años de vida independiente, sobre nuestros recursos naturales, sobre la economía agrícola y campesina, sobre las principales instituciones en las que se asienta la vida democrática de nuestro país’.

El expresidente Luis Alberto Monge también se solidarizó con la iniciativa del Frente Nacional. En una carta enviada a Trejos en su calidad de Presidente del Frente, Monge señala que ’está la sociedad partida en dos porque hay dos visiones estratégicas enfrentadas en torno al proyecto de acuerdo comercial con Estados Unidos. Una es la sociedad solidaria consagrada en nuestra Constitución Política. Otra es la sociedad de mercado que algunos pretenden imponernos. Esa estrategia mercantil, que produce inequidad y engendra pobreza, es la alternativa al ser de la nacionalidad costarricense. La afirmación y defensa de los valores patrios necesariamente significa el rechazo a esa alternativa materialista. Si nadie cambia la mamá por un burro, ¿por qué vamos a tirar por la borda las virtudes de nuestra nacionalidad?

La Iglesia también se mueve

El pasado 6 de febrero 30 sacerdotes y diáconos de la Diócesis de Alajuela emitieron un documento donde dejan clara su posición ante el TLC, llamado ’Pronunciamiento contra el TLC’. Motivados por ’el hondo sentimiento patriótico y cristiano que nos une a todos los sectores sociales de nuestra Patria, en espacial a los obreros, medianos, pequeños agricultores y campesinos’, los sacerdotes consideran que ’el actual proyecto del Tratado Comercial que se discute en la Asamblea Legislativa trae como consecuencia grandes lesiones a los intereses de nuestros medianos, pequeños agricultores y campesinos’.

Al respecto, el presbítero José Francisco Soto, explicó que ’dentro de la Iglesia los pequeños campesinos y los pobres han recibido un trato preferencial, sentimos que hasta ahora la Iglesia no había dado una respuesta (al TLC), pues los obispos ven más a largo plazo, pero nosotros sí estamos más cercanos al cotidiano problema de la exclusión’.

Soto aclaró que ’emitimos el documento en nuestra condición de ciudadanos y no compromete a la jerarquía. Se trata de un texto con implicaciones políticas, pero no partidario, como los escritos de Monseñor Sanabria’.

El sacerdote añadió que ’la clase empresarial ligada a las cámaras está ausente de la Iglesia, los que nos apoyan y agradecen son los campesinos y productores’.

Sobre el TLC, apuntó que ’lógicamente obedece en parte a estrategias de política global, intereses muy fuertes de apertura de mercados y el capital interno está muy apuntado, quieren tener el poder y los medios de comunicación están comprometidos con esos intereses’.

También trascendió una carta que el Obispo Emérito de San Isidro del General, Monseñor Ignacio Trejos, dirigió al Frente Nacional y fechada el pasado 9 de diciembre. En la misiva, Trejos apunta que ’no me duele prendas para manifestarles que estaré unido y también comprometido, en esta gesta patriótica, hasta donde mis fuerzas y capacidad me lo permitan’.

Frente agrario

Al esfuerzo organizado para derrotar al TLC, también se suma el sector campesino, pues este lunes 12 quedó conformado el Frente Agrario-Campesino contra el TLC, que reúne a más de cincuenta organizaciones.

Se trata de grupos como la Red de Mujeres Rurales, el Movimiento de Agricultura Orgánica Costarricense (MAOCO) y la Unión Nacional de Pequeños y Medianos Productores Agrícolas (UPA NACIONAL), entre otros.

Oscar Campos, hasta hace poco Presidente de la Corporación Arrocera Nacional (CONARROZ) y que en el Frente representa a la cooperativa Coocafé R.L., manifestó que ’esta es la mayor alianza del sector agrícola en los últimos 20 años’, mientras que Guido Vargas de UPANACIONAL señaló que ’en 25 años nunca hemos visto una amenaza igual sobre la agricultura, pues nos pone en competencia desigual’.

El manifiesto de este Frente puntualiza varias razones por las que los firmantes se oponen al tratado, como los efectos negativos que ha sufrido el agro mexicano desde la ratificación del NAFTA (Acuerdo de Libre Comercio de Norteamérica); el hecho de que ’nuestras leyes, actuales y futuras, deberán estar siempre supeditadas al TLC’; o que el Convenio Internacional para la protección de Obtenciones Vegetales (UPOV) ’que da propiedad intelectual privada sobre la vida de las plantas y permite que las empresas se apropien de nuestros recursos, traerá como consecuencia que el sector campesino pase a ser un mercado cautivo de las transnacionales’.

Así, el Frente Agrario-Campesino se sumó a la convocatoria para marchar el próximo 26 de febrero.

source: Argenpress