Euskal Herria se planta ante los tratados comerciales

Gara | 8-2-19

Euskal Herria se planta ante los tratados comerciales

JPEG - 128.1 kb

Defendamos la vida frente a la voracidad corporativa. Bajo este epígrafe, una serie de organizaciones sociales y sindicales (ELA, LAB, STEILAS, Ekologistak Martxan, Mundubat, Bizilur, Mujeres del Mundo, Ipar-Hegoa, Nueva Cultura del Agua, Colectiva XXK, OMAL-Paz con Dignidad) hemos elaborado una propuesta que quiere contribuir a introducir en el debate político, institucional y social vasco la cuestión de la nueva oleada de tratados comerciales. En nuestro país existen capacidades institucionales para impulsar iniciativas concretas de política pública que operen como cortafuegos frente a esa maquinaria corporativa. Contamos también con un tejido social, sindical, y económico-comunitario combativo y crítico capaz de empujar en este sentido. En este contexto de oportunidad, lanzamos esta propuesta para hacer frente desde Euskal Herria a la oleada que se nos viene encima. Necesitamos una agenda vasca frente a los tratados.

Los tratados comerciales en la ofensiva capitalista global

A 11 años de la crisis-estafa, todo está cambiando. En el mundo y también en Euskal Herria. Las oligarquías locales y globales han emprendido una ofensiva integral para reposicionarse con ventaja en el nuevo mundo que se nos viene encima. Un escenario en el que la crisis del capitalismo se caracteriza por una incapacidad de reproducción de las tasas de beneficio del capital, a lo que debemos añadir el cambio de paradigma que va a suponer el inminente agotamiento de recursos fósiles y el cambio climático. La tarta está menguando, y el capital imagina nuevas estrategias de dominación para garantizarse la apropiación de una porción cada vez mayor de la misma.

En este contexto surge la nueva oleada de tratados comerciales de la última década: TTIP, TISA, CETA, JEFTA,... Se trata de una de las herramientas que el capital viene privilegiando para imponer una nueva vuelta de tuerca del modelo de dominación, aunque esto suponga alterar elementos sustanciales de gobernanza política y económica que creíamos consolidados. Sus objetivos principales son dos:

Más y mayor mercantilización de todos los espacios de la vida. Se acabaron las concesiones del Estado del Bienestar, el capital recupera el timón y exprime nuestras existencias al máximo, con lo público y lo comunitario en el punto de mira;
Un gobierno de las grandes corporaciones, colocando a las empresas en el centro de los procedimientos de toma de decisión política. Los espacios de soberanía y democracia deben echarse a un lado frente a una ofensiva que busca anular las capacidades de las administraciones públicas. La democracia empieza donde terminan los negocios, las normas de comercio internacional no se discuten.

Esta Agenda pretende ser un grano de arena en el proceso de construcción de resistencias a esta ofensiva corporativa en Euskal Herria. Una serie de propuestas sistematizadas de política pública que desde el movimiento social y sindical vasco trasladamos a las distintas administraciones (ayuntamientos, diputaciones, gobiernos autonómicos), para que avancen en la construcción de barricadas normativas que obstaculicen al máximo la aplicación en nuestra tierra de cualquier tratado comercial vigente o por venir.

Frente a la mercantilización, sostenibilidad de la vida

Frente a la mercantilización capitalista a escala global, es preciso articular políticas para la sostenibilidad de la vida. Para avanzar en este sentido, proponemos una serie de líneas de actuación mediante las cuales las administraciones vascas puedan hacer frente a las principales herramientas que los tratados habilitan para avanzar en su objetivo mercantilizador, colocando la vida en el centro y desplazando al capital y sus lógicas del centro de gravedad de las políticas públicas.

Es fundamental en primer lugar que las administraciones vascas prioricen la defensa del territorio, los bienes naturales y las personas de las lógicas mercantilizadoras. El objetivo pasa por impedir la hegemonía del capital transnacional en Euskal Herria, situando nuestra estructura económica fuera del “radar” de las grandes corporaciones y, por tanto, fuera del ámbito de influencia de los tratados. Para ello proponemos el establecimiento de cláusulas sociales en la compra e inversión pública,, priorizar la ESS, un impuesto de sociedades que realmente grave a las grandes corporaciones, revertir las políticas de “alfombra roja” al capital transnacional que aterriza en Euskal Herria, o la creación de un Centro Vasco de Empresas y DDHH.

La defensa de lo público mediante la reversión de las privatizaciones es otra línea central. Si los tratados incorporan cláusulas de irreversibilidad que impedirán republificar, nacionalizar o comunitarizar entidades y sectores ya privatizados o externalizados, es necesario anticiparse a su entrada en vigor y reconquistar el máximo posible de espacios para el sector público y público-comunitario.

En tercer lugar, apostamos por garantizar condiciones laborales dignas frente a mecanismos como la armonización a la baja de normativas laborales que prevén los tratados actualmente sobre la mesa. Proponemos la defensa del marco vasco de relaciones laborales como espacio más favorable para defender empleos dignos y de calidad. Hay que habilitar medidas que impidan la implantación de empresas de la economía digital que se encuentran a la cabeza de la precarización acelerada de las condiciones laborales (Uber, Glovo etc.); y es necesario implementar medidas para publificar, democratizar y desfamiliarizar los cuidados, ámbito en el que es preciso poner un especial foco de atención.

Frente al gobierno de las grandes corporaciones, soberanías

El segundo eje de esta agenda pasa por hacer frente al gobierno de las grandes corporaciones, para lo cual se impone la defensa de la soberanía de territorios y personas. Para ello proponemos en primer lugar la defensa del bienestar y la soberanía popular frente a los intereses privados, mediante iniciativas como la desobediencia a la regla de gasto, el impago de la deuda odiosa e ilegítima, o la desobediencia a los tribunales de arbitraje que prevén este tipo de tratados para resolver las diferencias inversor-estado.

Una segunda línea de actuación pasa por generar alianzas multinivel frente a los tratados. La inexistencia de redes de apoyo mutuo entre las entidades que se encuentran sometidas a la presión y chantaje del poder corporativo disuaden cualquier conato de confrontación democrática. Frente a ello, proponemos una red de entidades públicas por una Euskal Herria libre de tratados, así como una estrategia vasca de incidencia en espacios regionales y globales.

Por último hay que ampliar el conocimiento sobre los tratados y sus eventuales impactos en Euskal Herria. Frente a las negociaciones oscurantistas y clandestinas que caracterizan la nueva oleada de tratados, opongamos el empoderamiento de la ciudadanía vasca.

Hagamos frente desde Euskal Herria a la nueva oleada de tratados

En definitiva, un conjunto de propuestas emanadas del movimiento social y sindical vasco para situar los tratados comerciales en el centro de las agendas de las instituciones y organismos públicos de Euskal Herria, estableciendo posibles vías de tránsito hacia una visión integral de la cuestión -a menudo farragosa y de difícil abordaje- desde horizontes emancipatorios. Pretende también ser un insumo para las articulaciones existentes en nuestro país, como la Campaña Euskal Herriak Kapitalari Planto!, buscando nutrir con contenidos y propuestas las dinámicas colectivas que están encabezando a día de hoy la lucha contra el poder corporativo. Construyamos un muro popular frente a los tratados, desde Euskal Herria hacia el mundo.

Firman este artículo: Gorka Martija, Silvia Piris, Amaia Pérez Orozco, Janire Landaluze, Urtzi Ostolozaga, Marije Etxebarria, Miren Basaldua, Miren Saiz, Ruth Pérez, Cony Carranza, Eneko Gerrikabeitia.

source: OMAL