bilaterals.org logo
bilaterals.org logo
   

Eva Carazo, ex presidenta de la Feucr: "estamos condenando a muerte la agricultura nacional"

27-9-07

Eva Carazo, ex presidenta de la Feucr: "estamos condenando a muerte la agricultura nacional"

Betania Artavia, [email protected]

Eva Carazo, ex presidenta de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Costa Rica, hoy integrada de lleno al trabajo con los agricultores, explicó durante su visita a DIARIO EXTRA los problemas que traería para los agricultores y la sociedad en general, la aprobación del Tratado de Libre Comercio.

Sostiene que con este Tratado se modificaría la cultura de los costarricenses, al obligar, incluso, a los productores a comprar las semillas cada año y no poder escoger las mejores de su cosecha para volverlas a sembrar o compartirlas con sus vecinos, en lo que ha sido toda una tradición.

- ¿Cuál es la preocupación más grande que le han externado los costarricenses del área rural sobre el TLC?
- La preocupación inicial es la falta de información, hay una preocupación muy grande en lo que tiene que ver con el impacto para la agricultura familiar, campesina, dirigida prioritariamente al mercado nacional.

- Y lo que tiene que ver con propiedad intelectual, semillas y formas de vida en general, por el arraigo de la gente del campo con la tierra y la naturaleza, por la posibilidad de reproducir libremente sus semillas y las limitaciones que establece el TLC.

- También preocupación por el tema de empleo porque ha habido una campaña fuerte de las empresas piñeras, por ejemplo, de decirle a la gente que de ganar el “No”, se van y los trabajadores pierden sus empleos.

- ¿Cual el impacto de la agricultura para consumo nacional?
- Hay que tener en cuenta primero, que este sector ha estado abandonado en términos de políticas públicas en los últimos 25 años, se ha promovido actividad agroindustrial exportadora con base en producciones monocultivistas de grandes extensiones. Por el otro lado, en Estados Unidos la agricultura es considerada una cuestión de seguridad nacional, por considerar que una nación que no tenga capacidad de garantizar la alimentación de su gente es vulnerable, está expuesta a presiones internacionales y por eso la agricultura americana es una cuestión de seguridad nacional, y actúan en consecuencia a esa visión con subsidios que le permite a las empresas agroindustriales exportar por debajo de los costos de producción.

- Si nos venden los productos agrícolas más baratos ¿no es mejor comprarlos que producirlos en el país?
- Con las importaciones baratas tampoco nos garantizamos productos baratos en el súper o la pulpería porque cuando bajan los precios internacionales esa disminución no se le traslada al consumidor final, sino que es una ganancia para el distribuidor, que solo deja de comprar producción nacional porque le sale más barato conseguirla afuera.

- Los mercados internacionales de comida son inestables, están basados en excedentes en muchos casos de productos de mala calidad, alimentos transgénicos en muchos de los casos, y el TLC nos condena a esa dependencia de mercados internacionales en algo tan básico para cualquier país como es la alimentación de la gente. Si hay una crisis internacional podemos decidir dejar de importar discos o televisores, pero no dejar de comprar comida, es algo que siempre vamos a necesitar y si perdimos la capacidad productiva nacional terminaremos comprando la comida al precio que nos la quieran vender.

- ¿Cómo explicarle al que siembra tomate, culantro, como le va a afectar el TLC?
. -Yo le diría a los agricultores que la competencia con los productos que vendrían de Estados Unidos con el TLC es esa competencia desleal es poner a competir el esfuerzo nacional de producción alimentaria contra los intereses agroindustriales de sectores muy poderosos en Estados Unidos.

- ¿Será más caro producir si se aprueba el TLC?
- Hay una afectación directa en el aumento de costos de producción, en lo que tiene que ver con agroquímicos y semillas, en este momento un agricultor de chayote, por ejemplo, puede comprar la semilla y ya pasa a ser dueño absoluto de esa semilla, puede sembrarla reproducirla, sacar más semilla pero con el TLC no lo puede hacer, y esto también encarece la producción, porque cada año va a tener que comprar semilla para sembrar, porque es ilegal utilizar parte de su cosecha para volver a sembrarla.

- ¿Si se aprobara el TLC hay un sector agrícola que se vería muy beneficiado, o no es cierto que los horticultores salen exitosos?
- No hay un sector agrícola que se vea beneficiado sustantivamente con el TLC, yo digo que no estamos ganando prácticamente nada y estamos perdiendo muchísimo, porque los mismos negociadores de Comex han reconocido que básicamente lo que la negociación permitió fue consolidar las condiciones de exportación que hoy tenemos y para la enorme cantidad de productos agrícolas serían las mismas que hay hoy, eso quiere decir que la idea de que todos vamos a convertirnos en pequeños exportadores es un engaño, porque no hay nada en el TLC que facilite las condiciones para exportar.

- Los sectores que ganan un poco en términos de cuotas de acceso a Estados Unidos son el azúcar, el atún y el etanol, son los únicos que aumentan sus cuotas de exportación, con el riesgo también de que en el momento en que las exportaciones costarricenses llegaran a significar una amenaza para estos sectores en Estados Unidos, ellos se reservan los mecanismos para controlar esta afectación. Tenemos el ejemplo de los calcetines en Honduras que estaban afectando en Estados Unidos y le ponen limitaciones, entonces la idea de una seguridad jurídica que garantice esas exportaciones también es cuestionable.

- ¿El gobierno debería subsidiar a los agricultores costarricenses?
- Nosotros pensamos que debería apoyarse la producción nacional, pero el mecanismo para hacerlo es discutible. Los agricultores no piden que se subsidie, sino condiciones para mantener su actividad, como facilidades de crédito, que no se considere la agricultura como actividad de alto riesgo y se les deje de exigir la cantidad de requisitos y entonces realmente puedan tener acceso a recursos para crecer.

- Muchas veces se usa la apertura de los bancos como ejemplo exitoso de la apertura, pero ahora hay menos sectores que tienen acceso a los servicios, ahora se habla de crear una banca de desarrollo, que no hubiera sido necesaria si los bancos públicos hubieran seguido actuando con criterios de desarrollo y no solo de recuperación económica, para ayudar a ciertos sectores a crecer, desarrollarse, tener un impacto social, pero con la apertura se les puso a competir con lógica de lucro no de apoyo a los sectores y se pierde el sentido de solidaridad inherente al Estado social costarricense, que implica que el Estado tiene un rol en la regulación de la actividad económica para que el pez más grande no se coma al más chico.

- El TLC nos propone eliminar esas regulaciones y dejar que los más grandes vengan a comerse a los más chicos. Es una lógica que viene teniendo efecto en otros países y tendrá efecto aquí más tarde o temprano.

- Pero hay sectores agrícolas que quedan protegidos con una desgravación a mayor plazo.

- Esa supuesta protección solo es decir que en vez de desaparecer hoy, van a desaparecer en 15 o 20 años, esto es una extensión de una sentencia de muerte para esos rubros productivos, porque desde que empiezan a disminuirse los aranceles disminuye la protección para el sector, empiezan a entrar productos en competencia directa o con otras ramas de la actividad.

- ¿Cómo ve al país el día después del referendo?
- Creo que lejos de terminar este proceso el 7 de octubre en realidad empieza un gran reto, espero que la conciencia de la gente, permita que ese día digamos No al TLC y nos abramos un montón de puertas, para mejorar las instituciones sociales, los servicios, las relaciones comerciales con Estados Unidos y otros países y mejorar las condiciones de la agricultura, de la pequeña y mediana empresa, los sectores que han venido sufriendo más en este contexto.

- Va a ser muy importante que el gobierno de condiciones para abrir ese proceso que Oscar Arias deje de ser el presidente del Sí y sea el presidente de todo Costa Rica los que están de acuerdo y los que no con él, que tenga capacidad de leer la decisión de la gente que se estaría tomando ese día. Seguir insistiendo en el TLC si hay manifestación clara de la voluntad popular sería provocar una confrontación, dificultar un proceso de búsqueda de un camino que pueda conciliar intereses nacionales.

- ¿Por qué cree que Oscar Arias está apoyando que se apruebe el TLC?
- Creo que él tiene intereses directos, en el sector azucarero que es uno de los que gana relativamente, porque cuando afecten las exportaciones al sector azucarero de Estados Unidos lo van a detener, y los estados azucareros siguen teniendo más influencia en Washington que la que pueda tener Oscar Arias. Pero realmente no termino de entender porque ese obcecamiento en defender algo que es indefendible desde cualquier lado que se vea, y mucho más si uno se enfoca en el interés del país.

• “Oscar Arias debe dejar de ser el presidente del Sí y ser el presidente de todo Costa Rica los que están de acuerdo y los que no con él”

• “De cada 100 colones que uno paga por un kilo de café solo 9 le están llegando al agricultor”

• “Con el TLC se eliminan las últimas protecciones que teníamos para la agricultura nacional frente a las importaciones subsidiadas”

• “Hay una preocupación muy grande en lo que tiene que ver con el impacto para la agricultura familiar”.


 source: Diario Extra