Argentina, Brasil y Venezuela abordan integración

El encuentro analiza cuestiones relacionadas con el proyecto de gasoducto que enlazará a los tres países y otros asuntos de interés común, reportó la Agencia Brasil, como los de los sectores social, energético y económico.

Se trata de la cuarta cumbre celebrada por los tres mandatarios en poco más de un año.

Los contactos Lula-Kirchner comenzaron la víspera, a donde llegó el mandatario argentino, y ambos pasaron la noche en Sao Paulo en espera del encuentro con Chávez.
Según se anticipó desde Buenos Aires, el encuentro trilateral de este miércoles analizará también la manera de sumar a Bolivia al proyecto de megagasuducto sudamericano.

La obra, con un costo de 23 mil millones de dólares, tendrá una extensión de 10 mil kilómetros y transportará en la primera etapa 150 millones de metros cúbicos de gas diarios.

También se descontó desde Buenos Aires que el diálogo trilateral abordará el conflicto medioambiental argentino-uruguayo en torno a la construcción de dos plantas de celulosa.

Se trata de instalaciones que los uruguayos decidieron emplazar cerca de la frontera común y que Argentina considera contaminantes del econsistema en la región limítrofe.

Esa discusión ya generó roces en el Mercado Común del Sur (MERCOSUR), que antes enfrentaba reclamos de Uruguay y Paraguay en torno a cómo superar las asimetrías existentes.

Ambos países, los más pequeños de esa unión económica de 15 años de existencia, se quejan de trabas aduaneras mantenidas por Brasil y Argentina.

La cumbre de este miércoles ocurre en medio del anuncio de Venezuela de salir de la Comunidad Andina de Naciones (CAN), que integra junto a Bolivia, Colombia, Ecuador y Perú.

La decisión de Caracas es en rechazo a la firma de Tratados de Libre Comercio (TLC) entre los gobiernos de Colombia, Perú y Ecuador con Estados Unidos.

Para Chávez esos TLC intentan reanimar la fracasada propuesta estadounidense de Area de Libre Comercio de las Américas (ALCA) y obstaculizar la integración sudamericana.

La víspera, visitó Brasil el presidente colombiano, Alvaro Uribe, y en sus conversaciones con Lula le pidió interceder en ese conflcito interno de la CAN.

Después de ese encuentro, el asesor especial para asuntos internacionales de la presidencia, Marco Aurelio García, dijo que Brasil no deberá intervenir en ese contencioso.

No vamos a decir lo que debe hacer cada cual. Cada país sabe exactamente lo que hace y tiene los instrumentos de decisión, dijo García citado por la Agencia Brasil.

source: Diario Colatino