bilaterals.org logo
bilaterals.org logo
   

El Mercosur mira a China ante las dilaciones de la UE

JPEG - 49.2 KB

El Mercosur mira a China ante las dilaciones de la UE

Por Chema Orozco, Rocío Otoya y Laura Zornoza | 18-6-18

El retraso de la firma del acuerdo entre la Unión Europea (UE) y el Mercosur (Paraguay, Uruguay, Brasil y Argentina), que no han logrado cerrar un pacto comercial este semestre, como se esperaba, lo que ha llevado al bloque suramericano a reorientar sus esfuerzos hacia China y los mercados asiáticos.

La UE y el Mercosur trabajan desde 2000 en un acuerdo de libre comercio, aunque las negociaciones se suspendieron en 2004 y se retomaron en mayo de 2010 durante la Cumbre UE-América Latina celebrada en Madrid. Aunque 2018 se encaró con optimismo y hasta hace pocas semanas se aseguraba que el acuerdo estaba próximo, lo cierto es que ha transcurrido el primer semestre del año sin el consenso previsto.

Mercosur mira a China

Por ello, en la reunión de cancilleres del Mercosur celebrada este domingo en Asunción se insistió en buscar un acercamiento a China y a los mercados asiáticos.

Los cancilleres de Uruguay, Brasil y Argentina fueron quienes más referencias hicieron a la necesidad de mirar al gigante asiático durante la Reunión Ordinaria del Consejo Mercado Común del Mercosur, que integra a los ministros de Exteriores y de Hacienda del bloque.

La reunión precede a la Cumbre de Presidentes de este lunes, en la que el presidente de Paraguay, Horacio Cartes, cederá la presidencia temporal del Mercosur a su par de Uruguay, Tabaré Vázquez.

En ese sentido, el canciller uruguayo, Rodolfo Nin Novoa, admitió que bajo la presidencia temporal de Paraguay estaban depositadas las esperanzas de rubricar el acuerdo comercial con la UE que se persigue desde hace dos décadas.

"Esperábamos que hoy se estuviera celebrando la finalización de las negociaciones con la Unión Europea", dijo Nin Novoa, que incluso alertó de que los países que integran el Mercosur están "próximos a presenciar un quiebre" de esas conversaciones.

Desde la UE, se continúan valorando los avances realizados en las últimas conversaciones, aunque todavía no se haya cerrado el acuerdo comercial.

¿El final de las conversaciones con la UE?

Si bien subrayó que desde la presidencia uruguaya se trabajará para evitar ese desenlace.

"Nunca el Mercosur estuvo tan preparado para cerrar el acuerdo, los capítulos políticos y de cooperación se encuentran prácticamente cerrados y sin embargo a pesar de la voluntad política y los esfuerzos técnicos que hemos hecho, aún no hemos podido ponerle fin a la negociación comercial", comentó el canciller.

En ese contexto, Nin Novoa destacó la experiencia negociadora del Mercosur y el interés que muestran por el bloque países de la importancia de China, un mercado que Uruguay explorará durante su presidencia semestral.

Al respecto, señaló que el bloque no puede "prescindir" de China, responsable del 11 % del comercio mundial, ya que esa falta de colaboración "nos cuesta 1.500 millones de dólares anuales en aranceles" sin contar con "nuestros productos que no llegan porque ya han sido desplazados de ese mercado".

Y recordó que China ya ha cerrado acuerdos de libre comercio con países "directamente competidores" con el Mercosur, como Chile, Costa Rica o Nueva Zelanda, por lo que considera que acercarse a esa economía debe ser una "discusión estratégica" en el seno del bloque.

Y ello porque "esos países pagan muchos menos aranceles para entrar en China que nosotros, que pagamos el 14,8 % en productos agropecuarios y sólo el 9 % del total de nuestros productos están libres de aranceles".

Apostar por la UE, pero sin cerrarse puertas

Por su parte, los cancilleres de Argentina, Jorge Faurie, y de Brasil, Aloisyo Nunes, apostaron por seguir perseverando en las negociaciones con la UE en el nuevo semestre, aunque también se expresaron a favor de otras aperturas comerciales.

Nunes criticó que el Mercosur mantuvo "muchos años una agenda externa profundamente tímida", que empieza a revertir con su "vocación de regionalismo abierto al mundo".

"(Vamos a) persistir y demostrar al resto del mundo, y también a nuestros conciudadanos que estamos en una fase de Mercosur renovado y cada vez más presente en el mundo", apuntó.

A su juicio, esa apertura al mundo también pasa por un estrechamiento de las relaciones con la Alianza del Pacífico (Chile, Colombia, México y Perú), que supondrá "una integración económica de América Latina", a juicio del canciller brasileño.

Los dos ministros de Exteriores pusieron asimismo el foco en Asia y, en concreto, en China, país con el que quieren abordar "un diálogo de entendimiento".

Bruselas: Mercosur tiene "trabajo por hacer"

Por su parte, la Comisión Europea (CE) avisó este lunes de que el Mercosur aún tiene "trabajo por hacer" en varios capítulos para cerrar el tratado de libre comercio entre ambos bloques, después de que el canciller uruguayo, Rodolfo Nin Novoa, pidiera a los europeos "voluntad real" de sellar el acuerdo.

"Para alcanzar un acuerdo, ambas partes necesitan ceder y está claro que nuestros socios del Mercosur aún tienen trabajo por hacer en algunos capítulos clave que ya se pusieron sobre la mesa en la reunión ministerial de enero", recordó el portavoz comunitario de Comercio, Daniel Rosario, en la rueda de prensa diaria de la Comisión.

El portavoz respondió así preguntado por los comentarios de Nin Novoa durante la reunión este domingo de los cancilleres del Mercosur previa a la cumbre de hoy, cuando el uruguayo avisó de que están "próximos a presenciar un quiebre" de las negociaciones y planteó que Mercosur haga una "repriorización" en su búsqueda de acuerdos de libre comercio hacia otras regiones, como China.

"La UE permanece comprometida para alcanzar un acuerdo con Mercosur. Se ha alcanzado un importante progreso hasta ahora, notablemente durante la ronda de principios de junio en Montevideo", señaló el portavoz comunitario.

Ya a finales de mayo, fuentes de la Comisión Europea habían instado al Mercosur (Brasil, Argentina, Uruguay y Paraguay) a realizar un "esfuerzo considerable" de cara a las negociaciones de junio en Montevideo.

En estas negociaciones, que se han prolongado durante casi dos décadas aunque el progreso real se ha realizado en los últimos dos años, permanecen sin consenso capítulos como las indicaciones geográficas, el acceso a los mercados en productos como la carne de vacuno, el azúcar o los productos lácteos y a la industria automovilística.

Australia y la UE inician las negociaciones para un tratado de libre comercio

Mientras, la UE ha comenzado de forma oficial las negociaciones comerciales con Australia. El primer ministro australiano, Malcolm Turnbull, y la comisaria europea de Comercio, Cecilia Malmström, anunciaron este lunes en Camberra el inicio oficial de las negociaciones para un tratado de libre comercio (TLC).

"Esto significa más trabajos para los australianos y los europeos, más oportunidades y más inversiones", dijo Turnbull en una rueda de prensa en la que también estaba presente el ministro australiano de Comercio, Steve Ciobo.

Malmström remarcó que "la agricultura y los indicadores geográficos son muy importantes" para los miembros de la Unión Europea y aunque prevé que las negociaciones podrían ser difíciles, el bloque está "muy bien preparado" para hacerle frente.

"Hemos trabajado mucho para identificar el alcance y conocer los diversos intereses y dificultades. Vamos a hallar la manera (de hallar un acuerdo)", precisó la comisaria de la UE, quien viajará esta semana a Nueva Zelanda para dar inicio a las negociaciones formales para un acuerdo similar.

El anuncio se da en medio de las preocupaciones de Australia y la Unión Europea frente a medidas proteccionistas como las implementadas por Estados Unidos y China, por lo que el inicio de las negociaciones bilaterales "envía un muy fuerte mensaje político", recalcó Malmström.

En mayo pasado, la Comisión Europea recibió el encargo de iniciar las negociaciones con Australia y Nueva Zelanda, países con los que el bloque europeo ya coopera a través de otros acuerdos de cooperación.

Según el mandato a la Comisión, los TLC con Australia y Nueva Zelanda buscarán reducir los aranceles sobre las mercancías y mejorar el acceso a los servicios y a la contratación pública en ambos países, así como proteger sectores vulnerables como la agricultura.

La UE es el segundo socio comercial de Australia, así como el tercer destino de la venta exterior de sus productos y el segundo de las exportaciones de servicios australianos.

Según datos de la UE, el volumen anual del comercio bilateral ascendió a más de 47.700 millones de euros en 2017.

Por Chema Orozco, Rocío Otoya y Laura Zornoza (edición: Desirée García)


 Fuente: Euro EFE