bilaterals.org logo
bilaterals.org logo
   

Por si el TLC con EE.UU. fuese poco, Uruguay también va por China e India

El Gobierno de Tabaré Vázquez ya no oculta su intención de firmar tratados comerciales con todo el mundo. La estrategia de Montevideo, el más visible peligro para el Mercosur.

El presidente de Uruguay, Tabaré Vázquez, puso en caja a su Gabinete y desde entonces el único vocero de las negociaciones por el tratado de libre comercio (TLC) con Estados Unidos va a ser el propio primer mandatario.

No obstante, sus ministros entendieron que no podían referirse al TLC con Washington, pero nada se había aclarado sobre acuerdos con otras naciones. En esta línea, su ministro de Economía, Danilo Astori, anunció que se están negociando tratados con los dos gigantes asiáticos: China e India.

A través de un comunicado, el presidente Vázquez dijo el lunes que va a cursar una invitación a los embajadores de China y la India para consultar a través de ellos a sus respectivos gobiernos sobre la posibilidad de establecer TLC con las naciones más populosas del orbe.

Y el ministro Astori fue un paso adelante. "La nueva estrategia de inserción internacional impulsada por el gobierno de Uruguay no solo incluye buscar un acuerdo comercial con Estados Unidos, sino también con China e India", dijo sin pelos en la lengua el titular de Hacienda.

"Ya estamos iniciando las conversaciones hacia un acuerdo bilateral importante con China, ojala sea un TLC", indicó Astori, que agregó que en 2007 "vamos a ir con el presidente (Tabaré Vázquez) a China, porque nos parece absolutamente fundamental tener también un acuerdo bilateral importante con ese país".

Y en relación a la India, Astori mencionó que ``estamos avanzando rápidamente en un Tratado de Protección de Inversiones, que es la antesala de un acuerdo comercial amplio``.

A su vez, tras el Gobierno argentino manifestó su "preocupación" por el avance del TLC de Montevideo con la primera potencia mundial, a la vez que pidió que la nación oriental priorice el Mercado Común del Sur (Mercosur) que integran ambas naciones, Brasil, Paraguay y Venezuela.

Así lo expresó el subsecretario de Integración Económica Americana y Mercosur de la Cancillería argentina, Eduardo Sigal, aunque aclaró que Uruguay no realizó "ningún planteo formal en el plano del bloque para poder suscribir acuerdos de este tipo".

"Uruguay tiene que definir si quiere fortalecer el Mercosur y encontrar respuestas en el bloque o si las quiere tener en el marco de un acuerdo estratégico con Estados Unidos", afirmó el funcionario en declaraciones a una agencia de noticias.

Sigal señaló que los progresos de Uruguay, al menos en el plano del debate interno, causan "preocupación" porque la Argentina y Brasil, los miembros más grandes del bloque, mostraron "sensibilidad en las últimas semanas para recibir las inquietudes de Uruguay y Paraguay" sobre las asimetrías dentro del bloque sudamericano.

Hace dos meses, el canciller de Brasil, Celso Amorim, hizo una gira por los integrantes del Mercosur, y en Montevideo puso en blanco sobre negro que la firma de un TLC con Estados Unidos es incompatible con la pertenencia de Uruguay al bloque regional. En síntesis, que si la Administración Vázquez suscribe ese acuerdo, en forma inmediata quedaría marginado del Mercosur como estado parte.

Pero esta advertencia no atemoriza a las autoridades de Uruguay, debido a que algunos integrantes del propio Frente Amplio (en el Gobierno) sostienen reducir el estatuto del país de miembro pleno a estado asociado, al igual que Chile, Perú, Bolivia o Colombia. Y los dos principales partidos de la oposición, el Partido Colorado y el Blanco, defienden con énfasis esta posición.

Esta estrategia de Montevideo se convierte así en el más visible peligro para el bloque sudamericano que tanto costó construir, y no otro. Tras el fracaso de la Ronda de Doha del Desarrollo de la Organización Mundial de Comercio, las potencias mundiales buscan distribuirse el mundo áreas de influencia absoluta, y el Mercosur no está ajeno a esta repartija.


 source: Agencia periodística del Mercosur