TISA: Un tratado que somete los Estados a las corporaciones

TISA: Un tratado que somete los Estados a las corporaciones

Por Anabela Ghilini, 30-6-15

JPEG - 152.1 kb

Movimientos sindicales y organizaciones sociales rechazan el acuerdo de libre comercio de servicios por ser una amenaza para los trabajadores.

El acuerdo de Libre Comercio de Servicios (TISA, por su nombre en inglés) es una iniciativa desarrollada por más de veinte países miembros de la Organización Mundial de Comercio (OMC) que busca desregular y privatizar servicios y bienes públicos. Incluye energía, agua, telecomunicaciones, educación, salud, transporte y turismo, entre otros, consignó Tiempo Argentino.

El nuevo estatuto del comercio mundial fue impulsado en forma secreta por Estados Unidos y la Unión Europea y abarca a otros países. El listado es amplio: Australia, Canadá, Chile, Corea del Sur, Colombia, Costa Rica, Hong Kong, Islandia, Israel, Japón, Liechtenstein, México, Nueva Zelanda, Noruega, Panamá, Pakistán, Paraguay, Perú, Suiza, Taipei, Turquía y Uruguay.

El TISA busca eliminar todo tipo de reglamentación de los Estados y de sus instituciones privilegiando a las empresas multinacionales de servicios y reduce derechos laborales, establece la flexibilización, la tercerización y la precarización laboral.

En ese contexto el movimiento sindical del Cono Sur junto con otras organizaciones sociales, comunicó su rechazo y elaboró un plan de lucha para frenar el tratado porque constituye una amenaza para los trabajadores y atenta contra los procesos políticos de emancipación que se vienen llevando a cabo en países como Venezuela, Bolivia, Ecuador y Argentina. De los países latinoamericanos que participan en el TISA, seis de ellos integran la Alianza para el Pacífico (Chile, Colombia, México, Perú, Panamá y Costa Rica) lo que demuestra la intención geopolítica de debilitar los procesos de integración regional como el Mercosur, la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) y Unasur. Paraguay y Uruguay también participan de las negociaciones del TISA aún a costa de enfrentar una fuerte oposición por parte de organizaciones sindicales.

El proyecto de sujeción de los Estados a las Corporaciones transnacionales forma parte del contexto de las fricciones internas que atraviesa al Mercosur, debido a que algunos sus integrantes, como Uruguay, insisten en que se permita que países miembros de la Organización hagan acuerdos de libre comercio con la Unión Europea por afuera del bloque regional. América Latina deberá sortear estas tentativas de restaurar políticas neoliberales, intentos que las proyectan a escalas desconocidas de sometimiento de los Estados y sociedades nacionales al poder corporativo.

source: Info News