Costa Rica: Exportación de textiles cayó un 68% en últimos nueve años

Pasó de $729 millones a $234 millones

Costa Rica: Exportación de textiles cayó un 68% en últimos nueve años

En la década de los 80 sector tenía unos 30.000 empleos; hoy son apenas 8.000. En el 2000, había 152 empresas exportadoras; en el 2009 fueron 82

Por Marvin Barquero S., 28/11/2010

Las exportaciones de textiles de Costa Rica cayeron un 68% en nueve años, pues pasaron de $729 millones, en el 2000, a apenas $234 millones, el año pasado.

Esas cifras, obtenidas de los informes anuales de la Promotora del Comercio Exterior (Procomer), reflejan la fuerte crisis de este sector en el país, golpeado por medidas internacionales y los bajos costos de otros países.

Al final de la década de los años ochenta, el sector textilero para exportación tenía 30.000 empleos. Actualmente apenas tiene 8.000 puestos, según el sector.

La salida de empresas exportadoras es muy fuerte. Procomer registró en el 2000 un total de 152 compañías y en el 2009 la cifra fue apenas de 82 firmas.

Miguel Schyfter, presidente de la Asociación Nacional de Exportadores de la Industria Textil (Aneit), explicó que se espera frenar la caída en el 2011, pues empresas instaladas aquí están aumentando o restableciendo exportaciones. Para ello, explicó, aprovechan especialmente las cuotas obtenidas en el Tratado de Libre Comercio (TLC) entre Estados Unidos, Centroamérica y República Dominicana.

La situación del sector textil cobró de nuevo vigencia la semana pasada cuando la firma Centro Industrial Manufacturero El Roble (Cimer), fabricante de las marcas Levi’s y Dockers, anunció el cierre paulatino de la producción en Costa Rica, de aquí a enero del 2011.

Cimer no exportaba a Estados Unidos sino que abastecía a Centroamérica, por lo cual no era rentable el volumen de producción. La firma cerrará la planta en enero y se quedará con la distribución.

Golpes.

En su mejor momento, el sector textilero recibió el primer golpe cuando el Tratado de Libre Comercio de América del Norte abrió el mercado a los productos mexicanos, el 1.° de enero de 1994.

La pacificación y estabilidad de Centroamérica fue el segundo golpe, pues muchas firmas prefirieron invertir en otros países de la región con menores costos.

Vino luego la eliminación de las cuotas para la exportación de textiles, acordada en la Organización Mundial del Comercio (OMC), el 1.° de enero del 2005, que elevó la competencia con China y otros países asiáticos y llegó finalmente el atraso en la aprobación del TLC con Estados Unidos, lo cual dio ventajas de posicionamiento a otras naciones del Istmo.

“No vemos el sector muriendo, pero tampoco esperamos que sea el más dinámico. Vemos el futuro con estabilidad”, afirmó Schyfter.

El dirigente se refirió a la reactivación de algunas firmas del sector, como BorKar, en San Pedro de Poás, Hanes, en Cartago y Confecciones Jinete, en Aserrí.

Schyfter adelantó que el país se dedicará a atraer firmas de producción de hilos de poliéster. Una de ellas, detalló, podría llegar pronto e instalarse en una zona de menor desarrollo relativo, como la ciudad de Puntarenas.

Costa Rica, dijo Schyfter, tiene ventajas para las firmas de hilos de poliéster, que no son intensas en mano de obra sino en personal muy especializado